Chaise longues de pino: cómodos, resistentes y duraderos

El chaise longue es un sofá en el que solemos echarnos, recostarnos, levantarnos, re-incorporarnos, en general, nos permite adoptar muchas posiciones, de ahí la importancia de que sea una pieza cómoda, donde poder sentirnos relajados y descansar tranquilamente, sin que al levantarnos duelan los riñones, el cuello o la espalda. En ese sentido, no todos los chaise longues son adecuados. Y no lo son, porque no se han fabricado con el material más apropiado para el descanso o porque ya están viejos y deben renovarse. Uno de los materiales más recomendados para los armazones o estructura de la chaise longue es la madera de pino, que le confiere comodidad, durabilidad y resistencia.

El pino es un tipo de madera muy utilizado en la fabricación de estructuras de sofás y chaise longue gracias a su belleza estética y fácil integración en diferentes tipos de decoraciones. Presenta unas características de elasticidad y densidad que son muy apropiadas para cierto tipo de sofás con una alta versatilidad y movilidad, como es el caso de las chaise longue más modernas.

Sin embargo, no todas las estructuras de madera de pino son iguales, todo dependerá del tipo de madera de pino (Oregon, Pina Pinaster, etc.), y de otros factores: si tiene algún recubrimiento especial de goma-espuma para mejorar su rendimiento y durabilidad, algún tipo de ensamblaje y sistema de refuerzo. Todos estos elementos delimitarán la resistencia y durabilidad del sofá.

Tipos de madera: el chaise longue de pino gallego

Existen múltiples variedades de pinos y no todas se utilizan para fabricar muebles de interior, ya que presentan diferentes características estéticas, de resistencia y durabilidad. Por su abundancia o escasez, o diferente localización geográfica, suelen utilizarse en carpintería los que más económicos resultan. Hay muchas clases de madera de pino (Oregon, Caribe, Carrasco, Laricio, Gallego, etc.), pero una de las maderas de pino más utilizadas para los sofás y chaise longue en España y el mediterráneo es el Pina Pinaster. La variedad más extendida de este tipo de pinos es el pino gallego.

El pino gallego se utiliza para hacer contrachapados, embalajes, paletas y muebles de carpintería, tanto exterior como interior. Se le suele dar un tratamiento tapa-poros para mejorar el acabado y aumentar su durabilidad. Lo podemos ver en muchos de nuestros chaise longues, como por ejemplo el chaise longue Carla, que presenta este tipo de armazón.

Carla

Frente a los chaise longue de decoración más clásica, hechos con armazón de hierro o metal, este tipo de muebles suelen integrarse mejor en las decoraciones modernas y, aunque son más densos y menos duros, permiten disfrutar de mayor comodidad al sentarse o recostarse.

En cuanto a sus características, hay que decir que el Pina Pinaster se caracteriza por ser una madera muy poco nerviosa. ¿Qué queremos decir con esto? Nos referimos a su grado de resistencia a la humedad. Como sabes, las maderas están formadas por fibras y éstas se dilatan con la humedad. Cualquier mueble creado con una madera “muy nerviosa”, como el olmo o la acacia, debería colocarse en un clima de interior, nada húmedo, para que la madera no se dilate. El Pina Pinaster, en cambio, es más flexible a los climas de costa como la Comunidad Valenciana, las Islas Canarias o Mallorca.

Chaise longue con recubrimiento

Otra de las características en las que tenemos que fijarnos en los sofás de pino con chaise longue es si disponen de algún tipo de recubrimiento. Si queremos que cualquier mueble hecho de pino tenga una alta durabilidad, debemos fijarnos en si han sido recubiertos con algún material aislante. Uno de los que se pueden utilizar es la espuma de poliuterano, que permite garantizar una mayor resistencia a la humedad y hacer que aumente su vida útil frente al paso de los años.

La espuma de poliuterano consiste en lo que normalmente conocemos como gomaespuma. Se utiliza en muebles, colchones, rellenos de acolchados, cojines… Al aplicar ese recubrimiento al armazón, tenemos una capa que lo aísla de la influencia exterior y, al mismo tiempo, aumenta nuestro confort al sentarnos o tumbarnos sobre esta triple superficie almohada de respaldo + gomaespuma + armazón de madera de pino.

Armazones de pino reforzados

Otra de las características en las que debemos fijarnos al comprar un sofá de pino es la robustez del armazón. Más allá del soporte de la goma-espuma, ¿qué hacemos si queremos reforzar su resistencia al peso? Muchos sofás suelen aplicar un refuerzo adicional a la madera en sus diferentes ángulos para mejorar su aguante, como nuestro chaise longue convetible en cama modelo Theo. El ensamblado puede hacerse a través de escuadras metálicas de refuerzo que colocan en los diferentes ángulos para que, independientemente de la distribución del peso, el chaise longue pueda adaptarse perfectamente a nosotros.

THEO_chaiselonque

Pero hay otros sistemas de ensamblados para mejorar la robustez del conjunto. Ensamblar con planchas de contrachapado, con cilindros de madera dura, superponiendo las piezas y uniéndolas con tornillos, etc. Un aspecto que también es muy importante es el tipo de tableros que utilizamos. Si no puede ser madera maciza, que es lo más sólido, es recomendable que sea de tableros DM, también llamados tableros de fibra de densidad media. Además los ensamblados con DM tienen una ventaja, y es que aportan una gran estabilidad al sofá en todas sus dimensiones. Varios de nuestros sofás en Delsofá.es están hechos con DM, como por ejemplo el sofá Gema.

GEMA_chaiselonque_1_0

Teniendo claros estos puntos estarás más cerca de elegir un sofá con chaise longue adecuado, que te dure mucho, sea estable y además pueda integrarse perfectamente en tu decoración.

Si tienes cualquier duda sobre cuál es el mejor para ti, ponte en contacto con nosotros. ¡Estamos aquí para ayudarte! Puedes llamarnos gratis al 900 701 086, de lunes a viernes de 8 a 20 horas.

Beneficios de un sofá de viscoelástica

El relleno o acolchado de un sofá es esencial a la hora de optar por un modelo u otro. Es uno de los factores que influye directamente en su comodidad y durabilidad. Hoy en día encontramos en el mercado sofás rellenos de plumas; de fibras sintéticas, entre ellas la viscoelástica; de goma espuma (poliester); de muelles; o una combinación de algunos de estos materiales. De este acolchado dependerá el tipo de acogida que tenga el sofá y lo que se conoce como su sentada. En este post vamos a centrarnos en uno de estos rellenos, hablaremos de los sofás de viscoelástica. Quizá sea el modelo que estás buscando.

No olvides que también hay otros factores que delimitarán la calidad, confort y durabilidad de la pieza. Su tamaño, distribución ergonomía, estructura, diseño, tapicería…también deben pesar en tu decisión.

Es importante saber que no por ser un sofá muy blando su calidad es menor ni por ser más duro ésta será mejor, todo dependerá en gran parte de su relleno o acolchado. Así los sofás de plumas son de muy buena calidad, sin embargo suelen tener una sentada muy suave y envolvente, son sofás más blandos. Mientras que los sofás de goma espuma son más duros y si no tienen la suficiente densidad y calidad, se estropearán en poco tiempo. Si buscas una sensación de dureza media, lo mejor son los sofás acolchados con goma espuma de alta densidad, recubierta de fibras como la viscoelástica.

Beneficios de un sofá de viscoelástica

Hoy en día gracias a las nuevas tecnologías y materiales es posible disfrutar de sofás más versátiles y confortables, que se adaptan a las necesidades y gustos del consumidor, al igual que al peso de su cuerpo al sentarse, no ejerciendo ningún tipo de presión. Este es el caso de los sofás con acolchado viscoelástico.

espuma-viscoelastica

La viscoelástica es muy conocida por su presencia en colchones de alta calidad, y cada vez más, sobre todo en los últimos años, en la fabricación de acolchados de sofás. La viscoelástica es una fibra de alta densidad y adaptabilidad, se adapta al cuerpo de la persona, sin ejercer presión sobre él, posteriormente cuando este peso desaparece, la viscoelástica recupera su forma original, es el llamado efecto memoria.

Los sofás de viscoelástica suelen llevar este material en los reposabrazos, respaldos y asientos. Tienen la suficiente firmeza como para que no nos hundamos al sentarnos pero a la vez tengan una excelente acogida, lo cual se traduce en un mejor descanso y relax para nuestro cuerpo.

Otra de las ventajas de la viscoelástica es que es un material transpirable. Los sofás con este tipo de acolchados son muy frescos y evitan que sudemos en épocas de calor intenso.

La durabilidad también es uno de sus puntos fuertes, al recuperar la forma original incluso tras un largo uso. Además al igual que las fibras sintéticas y el látex, la viscoelástica es un material hipoalergénico, esto disminuye el riesgo de alergia y la proliferación de hongos y bacterias.

El sofá Venus, a la venta en Delsofá.es es un excelente sofá para comprobar las bondades de las que os hemos hablado, con un 60% viscoelástica y un 40% de fibra sintética de alta resistencia, ofrece una comodidad y adaptabilidad completa. A ello hay que unir su elegante diseño y sus extras: asiento deslizantes, puffs extraíbles en brazos.

sofá VENUS chaiselonque

Si tienes dudas acerca de qué sofá es el que más te conviene o quieres más información acerca de los materiales, estamos disponibles en el teléfono gratuito 900.701.086. El horario de atención al cliente es de lunes a viernes de 8 a 20 horas. También puedes contactarnos a través de nuestras redes sociales, Facebook Delsofá.es y Twitter: @delsofaES. O si lo prefieres puedes dejar un comentario en este mismo post y te contestaremos encantados.

¿Son cómodos los sofás de plumas?

Cuando te dispones a elegir un sofá, además de su estética, o las medidas, otra de las características básicas a tener en cuenta es el relleno de los asientos y respaldos. Es entonces cuando te sumerges en el maravilloso mundo de los materiales y surgen la preguntas ¿elijo relleno de plumas? ¿de goma espuma? ¿verdaderamente son cómodos los sofás de plumas?…En este post vamos a intentar ayudarte en tu decisión.

Las plumas son uno de los tipos de relleno de sofá más utilizados, junto con la goma espuma. Sin lugar a dudas, la pluma destaca por su comodidad, por esa sensación que te envuelve al sentarte, como en una nube. En cambio, por su propia constitución y naturaleza, los cojines y asientos de plumas pierden la forma, o se apelmazan con el uso diario. Con lo cual, es necesario ahuecar el espacio y palmear ligeramente, con el fin de que los cojines o almohadones de plumas vuelvan a recobrar su forma y aspecto mullido. Es el pequeño precio a pagar por utilizar este material como relleno del sofá.

En ese caso ¿cuándo es recomendable elegir un sofá de plumas?

Todo dependerá del uso que se le vaya a dar al sofá. Dada su tendencia a perder la forma original, de forma momentánea, no son recomendables para emplearlos en el asiento del sofá. En este caso es mejor optar por un relleno distinto al de pluma, ya que el peso que aguanta a diario esta parte del sofá, hace que al optar por este material, necesitemos batear o palmear constantemente la pieza. Para esta parte, es mejor optar por goma espuma de alta densidad o por un relleno mixto de espuma de alta densidad, recubierta en sus capas inferior y superior por pluma de oca. Para el respaldo sin embargo, sí es aconsejable optar por un relleno de plumas, tanto de ganso como de oca, son las de mejor calidad.

relleno plumas

Nuestro consejo: si se trata de un sillón que va a recibir un alto impacto diario, en una familia con niños pequeños, lo recomendable es prescindir de este elemento, dado que los cojines y almohadones se deforman con facilidad. Sin embargo, si el sofá va a instalarse en un espacio de uso no cotidiano, o no hay niños a diario en casa, se puede disfrutar cómodamente de las ventajas de utilizar un sofá con relleno de plumas. En vuestra decisión debe pesar tanto el diseño como la comodidad, es decir vuestros gustos y necesidades.

El uso de las plumas condiciona asimismo el precio del sofá. Se trata de un material de origen natural de alta calidad, cuyo uso inevitablemente eleva el coste final del mueble. Si vuestro presupuesto es más ajustado también podéis encontrar en el mercado otro tipo de rellenos para sofá, cómodos y resistentes al uso, que aportan firmeza al mismo tiempo que se adaptan a nuestro cuerpo, brindando la estabilidad y la flexibilidad que se esperan de un sofá de calidad.

Las plumas también se utilizan como relleno para los sillones, como es el caso del Sillón Topo, de venta en Delsofá.es que destaca por su especial confortabilidad, gracias a que posee un relleno de plumas de oca. Toda una delicia para disfrutar de la comodidad del hogar.

sillon-topo-pluma

Si necesitáis ayuda para decidiros por la mejor opción, según vuestros gustos y necesidades no dudéis en consultar a nuestros expertos en sofás. Llama gratis al teléfono 900.701.086, en horario de 8 a 20 horas, de lunes a viernes.

Sofás con reposacabezas para un descanso relajante

La comodidad es una de las principales cualidades que ha de tener un sofá. Su estructura y ergonomía han de estar pensadas para proporcionar esa sensación de relax, sosiego y bienestar que nos acoge al llegar a casa, cuando nos disponemos a disfrutar del principal mueble de la casa. Los sofás con reposacabezas añaden a la pieza ese extra de confort.

Nuestra experiencia nos dice que el sofá ha de ajustarse a las necesidades de cada cliente. Desde el asiento, hasta el respaldo, su tacto y, por supuesto el reposacabezas. Por esta razón existen varios modelos y soluciones de reposacabezas en el mercado, principalmente con el fin de garantizar la comodidad del sofá.

El reposacabezas proporciona asimismo una mayor superficie de apoyo, dotando al respaldo del asiento de mayores proporciones; de tal modo que acoge en mayor medida a quien lo utiliza. Una ventaja especialmente notable en el caso de las personas de mayor altura.

Con el fin de facilitar la elección de un sofá adecuado a las necesidades del cliente, a continuación describimos los distintos tipos de reposacabezas que nos podemos encontrar:

  • Reposacabezas abatibles. Son aquellos que forman parte del propio respaldo del sofá, y están articulados de tal forma que les permite adoptar distintas inclinaciones, en función del momento y preferencias de cada uno. Algunos modelos de estos reposacabezas incluso se reclinan automáticamente, adaptándose a la ergonomía y postura de quien lo utilice. Estos sofás se suelen denominar sofás de tertulia como os contamos en un post anterior en el que os descubrimos sus ventajas. A modo de ejemplo nos puede servir el chaise longue modelo Vurton, que vemos en la imagen, de venta en la tienda online Delsofá.es, que cuenta con un cojín de grandes dimensiones, dividido en su centro de tal modo que recoja y se adapte a la parte superior del cuerpo.

VURTON_chaiselonque_VURTON

 

  • Reposacabezas reclinables. Poseen una estructura unida al respaldo, de tal forma que cuando este se reclina, lo hace el reposacabezas. Esto permite adoptar diversas posiciones, dependiendo de cada necesidad. Así, es posible reclinarlos por completo, inclinarlos ligeramente o desplegarlos totalmente, para ofrecer una mayor superficie útil. Un ejemplo de este tipo de sofás es el Bely. Su estructura permite convertir a cada plaza del sofá en un área de descanso completo, a nivel individual.

Sofa-Modular-Bely

  • Reposacabezas extraíble, a modo de accesorio superior, que es posible desplazar hacia arriba con el fin de colocarlo en el lugar deseado. Como los resposacabezas de los coches.

Como se puede observar, el reposacabezas amplía las funcionalidades y versatilidad de un sofá, además de conferir personalidad propia a su diseño y ergonomía. Por ello, conviene probar las distintas opciones y valorar cuál es la que mejor se adapta a cada gusto y necesidad. Todo dependerá del uso que se vaya a hacer de él, así como de quién va a utilizarlo.

Si quieres conocer todos los modelos y posibilidades que ofrece nuestra tienda online, no tienes más que visitarnos en Delsofá.es; asimismo, para cualquier duda puedes llamar gratuitamente al teléfono 900.701.086 y nuestros especialistas en sofás te ayudarán y asesorarán en tu decisión.

Cómo dar volumen a la goma espuma de los sofás

Los acolchados de los sofás, sillones, sofás cama y otras piezas de tapicería están rellenos de diversos materiales. Entre los más comunes encontramos la goma espuma. Suele ocurrir que con el uso continuado, transcurridos unos años, el sofá, pierde dureza y consistencia. En ese momento es conveniente dar volumen a la goma espuma para recuperar sus condiciones iniciales, en este post te explicamos cómo hacerlo.

La goma espuma presenta unas características específicas que hace que sea un material ideal para el acolchado de los sofás. Principalmente, como os contamos en nuestro anterior post sobre los tipos de rellenos o acolchados de sofásla goma espuma es un material duradero, que no necesita cuidados especiales como ocurre con otros tipos de rellenos, como puede ser el de plumas, mucho más exigente en cuanto a mantenimiento.

Pero, hay que tener en cuenta que hay distintos tipos de goma espuma, en función de su densidad, según sea ésta, la durabilidad y comodidad del acolchado varía. Así, las densidades van desde los 15 a los 80 kg de peso. Para que un acolchado sea de calidad, la goma espuma debe tener una dureza mínima de entre 25 o 35 Kg por m3.

Como-reciclar-un-viejo-sillón-1a

Como os contaba, con el paso del tiempo la goma espuma puede perder parte del volumen original. Este hecho no debe preocuparnos, pues existen soluciones eficaces para poder recuperar el volumen que tenía en un principio. A continuación os mostramos algunos métodos.

Recuperar la forma y volumen original de la goma espuma

Hay varios métodos para recuperar el volumen de la goma espuma. Para los amantes del DIY (Do it yourself) existe la opción de rellenar los cojines, sofás, piezas de tapicería… con planchas de goma espuma que podemos encontrar fácilmente en el mercado. Si este es tu caso, en Delsofá.es podemos suministrarte las cantidades que necesites, te la enviaremos a casa cortada, con las medidas que nos indiques, lista para rellenar cualquier pieza. Puedes informarte en nuestro teléfono gratuito de atención al cliente 900.701.086.

Como-hacer-un-sofa-Genevieve-10

Una vez que tengas lista la goma espuma, sigue estos sencillos pasos, son para rellenar un sofá, pero te pueden servir, adaptando un poco la técnica para otras piezas de tapicería.

Primero, deshacemos las costuras y abrimos la tela con cuidado de no romperla. Después sacamos el relleno y lo sustituimos por el nuevo. Observarás que en muchos casos la goma espuma está recubierta de una capa de alguna fibra textil como algodón o guata, que le aporta una mayor comodidad. En ese caso, ésta también deberás sustituirla para que el resultado sea mejor. Por último, cosemos las partes que hemos descosido al principio y acomodamos los cojines, respaldos, asientos a nuestro gusto. En este post del portal ehow en español, nos explican cómo colocar esta capa de guata de forma profesional.

Esta es una manera casera de recuperar el volumen de la goma espuma, pero si no te consideras capaz de realizar estos pasos, puedes acudir a un tapicero profesional, ellos se encargarán de dejar tu sofá como el primer día. Si no conoces a ningún tapicero de confianza, no dudes en contactar con Delsofa.es, en el teléfono que anteriormente te he indicado o acércate a alguna de las más de 160 tiendas que tenemos en España, en ellas te ayudarán en todo lo que necesites para volver a tener tus sofás como nuevos.

De qué están hechos los sillones

Todos los días nos sentamos en sillones, ya sea en nuestra casa o en casa de algún amigo, familiar… Seguro que estamos cansados de verlos y de sentarnos en ellos, pero realmente sabemos ¿qué son los sillones?, ¿qué tipo de sillones existen? o ¿con qué materiales están fabricados?. En este post vamos a dar respuesta a estas preguntas para saber un poco más de uno de los muebles más cómodos del hogar.

Antes de comenzar con los materiales utilizados en la estructura y el acolchado de los sillones, empezaremos describiendo lo que es un sillón: llamamos sillón a la silla grande con los lados diseñados para colocar los brazos. Son más grandes y más cómodos que las sillas.

Sillón recto

Los sillones pueden ser de diferentes tipos. Los hay rectos, con respaldo en forma de ala, reclinables… Los sillones rectos son los clásicos de toda la vida, y pueden estar tapizados de tela o de cuero o pieles sintéticas. Los reclinables también pueden tener estos tapizados, sus respaldos y en algunos casos los reposapies cuentan con un sistema manual o motorizado que permite su inclinación en varias posiciones.

Armazón de los sillones

La estructura de los sillones es diferente dependiendo del tipo de sillón, pero suelen fabricarse con madera maciza, habitualmente madera de pino. Sin embargo, también hay sillones cuyas estructuras son de aglomerado de madera, material que reduce mucho el precio del sillón pero también la calidad, ya que la resistencia es menor, o de tubo de hierro, menos habituales y más resistentes, no muy recomendables para climas húmedos porque pueden oxidarse. En los sillones relax los bastidores son metálicos.

Armazón de un sillón

Los núcleos del asiento suelen fabricarse en espumaciones, aunque a veces también en muelles helicoidales, muelles ensacados o muelles en zig-zag de alta resistencia en la suspensión del sillón.

Dentro de la estructura también incluimos las patas de los sillones, éstas son generalmente en madera o PVC. Este último material tiene una alta resistencia a la abrasión, así como al fuego por lo que no arde por si solo y cuando la fuente de calor se retira deja de arder. Además tiene una buena resistencia a los impactos y a las fuerzas mecánicas. Por ello muchos sillones con sistemas relax cuentan con patas fabricadas en este material.

Materiales de los acolchados del sillón

En cuanto al acolchado de los sillones, pueden estar fabricado con diferentes materiales. Lo más habitual es la espuma de poliuretano (PUR), la pluma o una combinación de varias fibras (poliéster, guata de algodón, pluma y poliuretano).

Rellenos de PUR para sillones

El poliuretano (PUR) es un polímero disponible en varias densidades y que puede variar en durabilidad y comodidad dependiendo de la calidad de la espuma. Es recomendable elegir una espuma de alta resistencia HR por sus siglas en inglés -High Resistance-, además de ser más resistentes tienen mayor velocidad de recuperación de la forma, una vez que nos hemos levantado. Los sillones con este tipo de espuma indican en su etiqueta las siglas HR. Suelen tener un precio mayor.

Por tanto a la hora de comprar un sillón tendremos que fijarnos en la densidad de la espuma de los acolchados, ya que ésta es un gran indicador de la calidad de la pieza. La densidad de la espuma indica la cantidad de espuma que se utiliza en un metro cúbico de espuma. Así, los que tienen densidades más bajas tienen más materiales de relleno y aire dentro de la espuma, por lo que la calidad es menor. Las densidades más frecuentes oscilan entre los 20 y 50 kg/m3, pero para que el asiento tenga suficiente calidad la gomaespuma debe tener una densidad mínima de 25 kilogramos por metro cúbico.

Relleno de plumas

También hay asientos acolchados con plumas… son más blandos que la espuma y mucho menos habituales. Después de usados, deberemos batear el asiento para que recupere su forma original si queremos que la pieza de tapicería quede bien presentada. También es conveniente rellenar las piezas cada tres o cuatro años, con el fin de conservar su prestancia.

Están ahora muy de moda los acolchados, también en sillones -como lo están en los colchones-, de viscoelástica. Recordemos que la viscoelástica es un material que favorece el confort, al adaptarse bien a los distintos puntos de presión, la buena acogida, la termoadaptabilidad y la resiliencia del artículo (capacidad de recuperación de su forma original).

Por último encontramos, los acolchados que combinan fibras como la guata, fabricada con filamentos de algodón, se usa en los rellenos debido a su alto poder aislante y térmico, con la fibra de poliéster que es una tela liviana que no encoge ni estira. Es resistente al moho, a las polillas y productos químicos. El precio de éstos es menor.

Materiales de los sillones con sistemas relax

Los sillones relax están diseñados para el descanso, por eso la gran mayoría son reclinables, con tapicería acolchada y cuentan con mecanismos y automatismos para elevar los apoya pies y reclinar el respaldo. Además existen modelos con masajeador incluido, que son más caros que los que no cuentan con este sistema.

Sillón relax  manual

El acolchado de los asientos suele ser de gomaespuma. Como os decía, los de mejor calidad son los de goma espuma de alta densidad -28 kg  o 30 Kg por metro cúbico- y con recubrimiento de fibra de poliéster de 200 gr.

El relleno de los respaldos y reposa brazos normalmente son de goma espuma de 20 kg de densidad en los brazos, que se complementa con una funda rellena de fibra hueca en los respaldos. En estas partes del sillón el peso soportado es un poco menor que en los asientos, por lo que no necesitamos una goma espuma de densidad tan alta.

Sillón relax motorizado

El tapizado de los sillones relax puede ser de piel, algunas veces combinada con piel ecológica o de tapicería de tela. Los mecanismos suelen ser de acero, teniendo, por lo general tres posiciones: cerrado, pies extendidos y respaldo reclinado.  Hay mecanismos garantizados por fabricantes como Leggett & Platt, que cuentan con una gran calidad y resistencia garantizada, como es el caso de nuestros modelos.

Aunque menos habituales, y de mayor precio, también hay sillones que incorporan sistemas de calefacción, motorizaciones independientes (“doble motor“) en pies y espalda -para quienes sólo necesitan elevar las piernas por problemas de circulación- o motores Power Lift, que elevan hacia adelante al usuario, de forma que le ayudan a levantarse, un mecanismo muy útil para ancianos.

Ahora sabemos más de los sillones y será más fácil decidirnos por la compra de uno u otro modelo. Os recuerdo que en Delsofá.es podéis consultar vuestras dudas y pedir consejo a nuestros expertos, llamando al teléfono gratuito 900.701.086, en horario de lunes a viernes de 8 a 20 horas. Os atendemos encantados.

Estructura o armazón de los sofás: materiales y características

La estructura o armazón de los sofás, sillones, chaises longues, sofás cama… es lo que da cuerpo y forma a la pieza. Según sea el tipo de material que la componga, el mueble será más robusto, cómodo, y su durabilidad será mayor. En este post os vamos a contar los distintos materiales que se utilizan hoy en día en su fabricación y las características de cada uno.

Casi todos los sofás fabricados actualmente cuentan o bien con una estructura de madera maciza que suele ser de pino, abeto, haya…, una estructura metálica de hierro o aluminio o un armazón de aglomerado de madera. También podemos encontrar armazones hechos con goma espuma de gran calidad con una densidad de 30 kilogramos como es el caso de nuestro original modelo Java que vemos en la imagen siguiente.

JAVA_sofa_JAMAICA_(2)_OK

Los sofás con armazón o estructura de madera maciza tienen una gran robustez, lo que impide que se deformen con el paso del tiempo y el uso. Cuanto mayor sea la calidad del material y más tratada esté la madera (procesos de secado y corte), mayor será el precio del mueble. En muchos casos, la madera se recubre de gomaespuma de gran calidad y fibra termofusionada.

Las estructuras de aluminio, hierro o acero son muy resistentes y se recomiendan en caso de cambiar mucho de casa, ya que resisten bien las mudanzas y traslados. El aluminio es habitual para conformar el bastidor en los sofás que se articulan e incorporan mecanismos, como los sofás cama. Sin embargo, debéis tener en cuenta en el caso del hierro, que la estructura puede oxidarse en climas húmedos como el del Levante español, Galicia o las Canarias. Los sofás con este tipo de estructuras son más caros que los de armazón de madera.

THEO_chaiselonque

Los sofás más económicos son los que cuentan con estructura de aglomerado de madera, pero esta ventaja se ve reducida por ser las piezas que menor vida útil tienen. Son el material que incorporan algunos sofás cama muy económicos, en la base a modo de cajón-contenedor o en las superficies para, después de acolchadas, servir de superficie de apoyo en respaldos. Este material puede deformarse y estropearse con el tiempo y con un uso muy continuado.

Los bastidores y las patas de los sofás

Además del armazón, otro de los elementos que forman parte del esqueleto interno del sofá son los bastidores. Llamamos bastidores a los esqueletos de los asientos que, junto a la estructura -habitualmente elástica- que completan su interior, conforman la superficie sobre la que apoyarán los asientos. También pueden llamarse bastidores a la misma estructura si existe en los respaldos, lo que es poco habitual.

Como podéis ver en la imagen que os mostramos a continuación, extraída de “El blog de la restauradora”, lo más frecuente es que los bastidores estén cerrados con cinchas elásticas entrecruzadas que normalmente se tensan y se grapan al armazón o estructura. Los de nuestros modelos están garantizados por diez años.

SAM_3474

Con el uso continuado puede ocurrir que una o varias de estas cinchas cedan o se descuelguen, provocando que al sentarnos o tumbarnos, tengamos la sensación de que el sofá “se hunde”. Si os pasa alguna vez, la solución es sencilla si habéis comprado en Delsofa.es: llamarnos, nos desplazaremos a vuestra casa sin coste alguno para vosotros y lo solucionaremos. Si no habéis comprado en Delsofá y no sabéis cómo contactar con un tapicero de confianza para que acuda a vuestra casa y vuelva a tensar las cinchas y graparlas, llamarnos también, os pondremos en contacto con uno. Quedará solucionado y ya veréis ¡tendréis el sofá como nuevo!.

También encontramos en el mercado bastidores de cincha elástica entrecruzada con muelles, bastidores metálicos y bastidores de muelles bicónicos que se utilizaban con más frecuencia hace unos años y que actualmente sólo se usan en piezas de altísima calidad y de diseño clásico, de elevadísimo precio.

TILBURG_sofacama_2

Dentro de la estructura del sofá, también pueden incluirse las patas. Éstas pueden estar fijas o atornilladas a la pieza, siendo en este caso más fácil reemplazarlas en caso de rotura o desperfecto. Los materiales de las patas pueden ser muy diversos, desde madera, hierro, acero o plásticos de gran resistencia como el PVC o el poliuretano.

Esperamos haber resuelto vuestras dudas sobre estructuras de sofás y os recordamos que nuestro personal especializado está disponible en nuestro teléfono gratuito de atención al cliente 900.701.086. Os atienden de lunes a viernes de 8 a 20 horas.

¿Cómo saber si un sofá es cómodo?

La comodidad es uno de los factores que más influyen a la hora de comprar un sofá. El relleno del sofá y su estructura son los elementos que delimitan si un sofá es más o menos cómodo. En este post os vamos a contar cómo sabréis si un sofá es cómodo, para facilitaros la compra online.

Nuestra amplia experiencia en la venta de sofás nos ha demostrado que el concepto de comodidad es subjetivo, depende de los gustos de los clientes. Sin embargo, hay algunas consideraciones a tener en cuenta en referencia a la estructura, que hacen que un sofá sea más cómodo, tal y como os comentamos en nuestra sección de preguntas frecuentes de nuestra tienda online Delsofa.es.

sofá VENUS chaiselonque

Un sofá con una altura de los respaldos de entre 90 y 95 cm es ideal para nuestra espalda y cervicales, evita que adoptemos una postura demasiado rígida cuando estamos sentados en él. Cuando en tapicería se habla de “altura” siempre nos referimos a la medición -es más fácil si lo hacemos por el respaldo- desde el suelo hasta la parte más alta del modelo. Si vas a elegir uno para ti, antes de decidirte piensa en cómo lo usas habitualmente en tu casa.

Los reposabrazos deben tener una altura de entre 12 y 20 cm, se miden desde el asiento hasta la base sobre la que nos apoyamos. En principio, son más cómodos los blandos si te gusta estar recostado sobre ellos o te gusta dormir la siesta en tu sofá; en este último caso y si apoyas la cabeza en el reposabrazos, asegúrate de que su altura es parecida a la de tu almohada.

Además, lo ideal es que la profundidad del sofá sea como mínimo de 90 cm, es importante que al sentarnos, las caderas no queden más abajo de las rodillas y que las piernas queden flexionadas en un ángulo de 90º. Aclaro aquí también que, cuando en nuestro sector hablamos de “profundidad”, la medida se toma, con mayor facilidad por el lateral del modelo y, desde el principio del cojín hasta el final del respaldo.

medidas-sofa

En cuanto a la anchura es recomendable como mínimo 1,60 metros en caso de ser un sofá de dos plazas y de 2 metros para los de tres. Esta medida se toma de principio a fin de la pieza, de lado a lado, teniendo en cuenta su estructura y si los cojines sobresalen  de ella también estos.

Rellenos cómodos para sofás

En un post anterior os hablamos de que existen distintos rellenos o acolchados en los sofás, decir cuál de ellos es más o menos cómodo, depende de vuestros gustos y necesidades. La mayoría de las personas prefiere que el asiento le ofrezca una sentada suave y el respaldo una sensación de que le abraza.

La sensación de suavidad la conseguimos con sofás rellenos de fibra hueca siliconada, siempre y cuando ésta sea de buena calidad; o rellenos de goma espuma de calidad, de entre 25 a 30 Kg de densidad con un recubrimiento de copos de fibra o fibra hueca o con una capa de viscoelástica. Aquellos que van rellenos únicamente de goma espuma son más duros y no se adaptan tanto al cuerpo.

pluma

Si preferís la sensación de que el sofá os abrace cuando os sentáis en él, elegir asientos y respaldos rellenos de pluma o de una mezcla de goma espuma y plumas. La pluma es un material que eleva en mucho el coste de fabricación, lo que se notara en el PVP de la pieza finalizada; el plumón es más económico y la sensación es muy parecida – solo un poquito más duro-. Aunque debéis tener en cuenta, que este tipo de rellenos, requiere de un mantenimiento diario, ya que se deforman con el uso y deben ser batidos con asiduidad, con el fin de conservar su confortabilidad.

Esperamos haber resuelto vuestras dudas a la hora de saber si un sofá es cómodo. Os invitamos desde aquí a consultarnos de forma gratuita todas vuestras inquietudes a la hora de comprar un sofá. Lo podéis hacer en nuestro teléfono de atención al cliente 900.701.806 en horario de 8 de la mañana a 8 de la tarde.

¡Os esperamos!