Elegir la distribución del sofá según la forma del salón

¿Cómo es el tú salón?, esta es sin duda una de las preguntas más importantes que debes hacerte a la hora de comprar un sofá, según sea su forma, distribución, el sofá que mejor encaje en él será distinto. En este post os vamos a ayudar a tomar la decisión correcta.

En artículos anteriores hemos hablado de qué preguntas debes hacerte a la hora de elegir un sofá y hemos dado consejos para elegir el sofá según los miembros de la familia. Hoy es el turno de ver cómo la distribución, forma del salón afecta a nuestra elección de sofá.

Para disfrutar de un gran sofá primero necesitas dedicarle tiempo al estudio de tu salón o la habitación donde va a ir ubicado, analizar las diferentes posibilidades que existen, sobre todo, en el factor distribución. Veamos alguna de estas posibilidades.

Si el salón es grandísimo, tendremos muchísimas posibilidades ¡claro!, como por ejemplo usar una distribución “en rincón” o, como también se llama, una rinconera, en donde los asientos se distribuyen conformando una esquina. Los hay también con módulos que hacen “esquina útil”. Pero tener espacio de sobra no es lo habitual, lo habitual es que los espacios sean “justos” o incluso algo reducidos, y entonces, se hace más importante acertar en las distribuciones. Vamos a compartir con vosotros algunos consejos e ideas.

El tamaño es la clave

Hay casas en las que entras al salón y te encuentras con un sofá gigante que estorba incluso el paso, que por su tamaño es imposible contar con metros libres en el salón y que además, “choca” literalmente con alguna vitrina, mesa o estantería. ¿Crees que ese modelo es el idóneo para ese tipo de salón?

No puedes comprar un chaise longue gigante para un salón de dimensiones reducidas, sobre todo, cuando tienes problemas de espacio para ubicar una simple estantería. Te daré un consejo; “Comprar el sofá más grande no significa que siempre sea mejor, más bonito o cómodo.” 

Aunque como siempre decimos para gustos hay colores, me gustaría analizar este salón que hemos encontrado en Comodosinteriores, a primera vista parece que vamos a tener problemas a la hora de movernos libremente. La elección de sofá quizá no sea la adecuada si nos gusta disfrutar de un salón con espacios, minimalista. Eso sí, la comodidad es indiscutible. Es cuestión de decidir entre tus prioridades: libertad de movimiento o comodidad y diseño.

Como os contamos en un post anterior, uno de los factores a tener en cuenta a la hora de comprar un chaise longue es la dimensión del salón. Si no cuentas con mucho espacio, hay muchos sofás que puedes elegir, que quedarán igual de bien y serán tan cómodos como este gran modelo.

En otro post anterior te hablamos de sofás ideales para salones pequeños. Puedes ver todos los que te recomendamos en este enlace. Entre ellos está el sofá Estonia, magnífico para tumbarte a dormir la siesta.

Sofá blanco moderno

Un modelo que permita hacer brillar el salón

Ten en cuenta que el salón es la habitación de la casa en la que más tiempo pasamos, donde vemos la televisión, donde charlamos, cenamos, leemos o incluso descansamos, cualquier actividad doméstica pasa por aquí, y como no podía ser menos, el sofá se convierte en el centro de atención. No puedes descuidarte en la elección.

Sofá Java

¿Qué te parece el modelo Java? No es porque se encuentre en nuestro catálogo, es por las líneas y la propia distribución del sofá, que son las que permiten que pueda ser una opción muy interesante para todos aquellos que contáis con metros disponibles. Además de dotar de una gran personalidad a la estancia, el modelo está diseñado para añadir los módulos que sean necesarios. Todos tendréis un sitio asegurado.

Si la actividad principal de quienes usan el salón familiar, en donde se ubica la pieza de tapicería, es ver la tele, lo lógico es que el sofá se ubique frente a la tele y centrado. Siendo así, la ubicación de la televisión obligará la posición del sofá, conjunto de sofás o chaise longue.

¿Si tengo un 3 más 2 plazas, qué pieza coloco delante del televisor?
Habitualmente los salones o cuartos de estar son alargados, tienen forma rectangular. Esto presupone que en uno de los laterales o paredes largas de la habitación (izquierda o derecha si nos situamos en la puerta de acceso a esa estancia) estará ubicado el mueble de salón, apilable o mueble de TV y -encima- el televisor. Enfrente, para obstaculizar lo mínimo posible ubicaremos el 3 plazas (más ancho que el 2 plazas) y perpendicular a el otro sofá. Si lo que tenemos en casa es una chaise longue (que sabemos que tienen forma de “L”), colocaremos frente a la televisión, la medida más ancha de la pieza, que habitualmente no será el brazo/largo de la chaise longue, sino los propios asientos.

Fundamental: No tapar ni obstaculizar

Un salón de lo más acogedor

El salón debería ser como muestra la imagen del Blog de Kat Ibáñez, un lugar cómodo y con personalidad. No quiero que sigas un patrón decorativo concreto y ni mucho menos que escojas un sofá determinado, sin embargo, sí considero importante todos estos puntos para ayudarte con tu elección, para impedir que puedas arrepentirte pasadas unas semanas de haberlo adquirido. Si te ocurre con alguno de nuestros modelos, en Delsofa.es puedes devolverlo en el plazo de 14 días. Solo te cobraremos el gasto de transportarlo de tu casa a una de nuestras tiendas físicas.

Habitualmente, los salones ubican su puerta de acceso frente a la ventana o terraza que ofrece vistas al exterior. Y para que no haya barreras visuales, nuestra recomendación será ubicar la pieza de 2 plazas de espaldas a la salida al exterior y de frente a la puerta de acceso a la habitación. Por la misma razón, el módulo chaisse longue queda mejor si lo ubicamos en la parte más lejana a la entrada a esa estancia.

En la variedad está el gusto

Como habrás podido comprobar en líneas anteriores, mi principal objetivo pasa por mostrarte ideas y consejos para que puedas encontrar el modelo de sofá que más te guste y mejor podría vestir tu salón.

Chaise Longue para tu salón

¿Qué tal el sofá Bely? Es ideal para salones que no tengan mucho espacio, su respaldo reclinable te permiten reducir su altura y realzar la vista de detalles decorativos. Puedes verlo en este salón de corte muy minimalista. Al reducir su altura, el salón gana profundidad.

Busca la comodidad

Estoy convencido de que existen infinidad de modelos, vistos y no vistos, que perfectamente podrían completar y potenciar la decoración de tu salón. Nuestra experiencia en la distribución de sofás, nos dice que uno de los elementos más importante que debe primar tu elección es la comodidad de la pieza. Si quieres un sofá de uso diario, no podemos arriesgarnos comprando un modelo que únicamente es bonito pero nada práctico. Las pelis y siestas de los fines de semana podrían convertirse en tu peor pesadilla.

El que firma este post -yo mismo vamos-, compré una chaise longue preciosa, mullida y muy zen. Lo que con el tiempo se tradujo en “muy incómoda”. Una pieza muy baja es muy bonita sí, pero muy incómoda para levantarse, incluso para sentarse. Es muy mullida, lo que no tiene porqué significar confortable… pues ¿es cómodo sentirse hundido?. La estructura de la pieza -muy zen- sobresalía más que los propios asientos, con lo que es verdad que la chaise longue es muy estética, pero también “peligrosa” ¡cuántas veces me tropiezo con la estructura, porque no la imagino ahí!… En casa de herrero cuchillo de palo, ja-ja-ja. (Para vuestra tranquilidad decir que la que yo compré está descatalogada de nuestra colección: ya me he encargado yo de eso).

El sofá debe invitarte a probarlo, debe hacer que pases por su lado y te invite a sentarte un rato, a descansar y disfrutar de su confortabilidad. Algo como la sensación que me transmite el modelo Amatista. Es uno de los que más éxito tiene entre nuestros clientes.

AMATISTA_sofa_2

Sus líneas clásicas hacen de él un sofá ideal para multitud de salones. Más pequeños, más grandes, salones con decoración moderna, rústica, clásica…

Las prisas no son buenas consejeras

Lo dice el refrán y tiene mucha razón. No deberías apresurarte en la elección de tu sofá, ya que el salón y su decoración determinarán el aspecto y funcionalidad final. Te recomendamos que juegues con los elementos de los que dispones, pruebes multitud de posibilidades, distribuciones. Sabemos que no podemos entorpecer el paso con modelos grandes, sabemos que el salón si es pequeño no cabe la posibilidad de contar con un chaise longue de dos metros. Tampoco podemos arriesgarnos a mirar el precio y guiarnos única y exclusivamente por él.

Para conseguir encontrar el sofá ideal para tu salón necesitas sacar a la luz tu personalidad y seleccionar solo aquellos modelos que te gusten, esos que te inviten a probar una y otra vez el sofá.

Si necesitas ayuda para acertar en tu elección. No acabas de ver alguno de nuestros modelos en tu salón. No dudes en llamar a nuestros expertos en decoración y tapicería. De lunes a viernes de 8 a 20 horas, te atienden encantados en el teléfono gratuito 900.701.086.

Consejos para sobrellevar el calor en el hogar y no morir en el intento

Como se nota que ya va llegando el verano, los días se alargan más, ahora llegamos a casa por la tarde y el Sol sigue acompañándonos, de hecho, nos invita a hacer planes que en invierno nos darían mucha pereza, cualquier opción es buena para estar en la calle, sin embargo, la presencia del Sol no solo se siente fuera, sino que en casa también lo notamos, sobre todo con la subida de la temperatura. En este post te voy a dar algunos consejos para disfrutar del verano fresquitos en casa.

Recuerda lo que pasaba el año pasado con la llegada del verano, se hacía imposible estar en cualquier habitación, y mucho menos tumbados en el sofá. A no ser que hubiera climatización, pero como sé que muchos de nosotros no contamos con esta maravilla tecnológica, quiero lanzar una pequeña batería de consejos prácticos para sobrellevar el calor, sobre todo, en el salón, lugar clave para las conversaciones, pelis, palomitas o una tradicional y alargada siesta.

Lo más importante; Evita la exposición directa de los rayos del Sol

Salón comedor con ventanales y cortinas blancas

Es cierto que la luz natural ha de iluminar el salón, la imagen que te muestro es de un salón procedente de la revista El Mueble, aunque podría ser perfectamente el tuyo. Siempre hago hincapié en este punto, la luz natural es obligatoria, sin embargo, ten en cuenta que los rayos del Sol calientan, por lo que si dejas tu salón a su merced, cuando llegues te encontrarás en una caldera.

¿Qué hacemos para evitarlo? Es muy sencillo, juega con las cortinas. Si quieres que entre la luz natural, recurre a modelos finos y claros, que permitan que el salón se mantenga luminoso pero a salvo del calor del Sol. Notarás la diferencia.

Una funda para el sofá

Salón preparado para el calor

¿Qué te parece este salón que nos muestra el blog PetiteCandela?, ¿Desentona el sofá? Seguro que no, y estoy convencido de que cambiando esos cojines por una funda ligera y transpirable, tampoco. Para el invierno también puede funcionarnos con una mantita más gruesa, pero llegado el verano, lo que queremos es frescura para sobrellevar el calor, por lo que una fina tela podría ser el remedio.

Lleva a la práctica este consejo sobre todo si tu sofá es de piel sintética, cuando el calor aprieta es normal que este material resulte un tanto incómodo. Resulta casi imposible encontrar la postura ideal cuando el propio sofá mantiene una temperatura elevada.

Ventila el ambiente

Ventila el salón siempre que puedas, que corra el aire

“Si no abro, no entra el calor”. A veces es un error esta frase tan común. Aunque no lo creas, no son pocas las personas que creen que tapándolo todo del Sol es mejor que ventilar. Mira el salón de la imagen de MiCasaRevista, sería un error tenerlo todo cerrado a cal y canto.

Si hace mucho viento, abre una sola ventana, no siempre tiene por qué hacer corriente, y si puedes, siempre hazlo con la cortina por delante, si no hay nada más abierto en otra habitación, no debería salir volando la cortina.

Incluso los días en los que el viento sea inexistente, abre todo lo que puedas, es una prioridad, permitirás que la brisa recorra el salón y refresque. Siempre y cuando no vivas en una cueva y/o dispongas de aire acondicionado, ya que se escaparía el fresquito y ya sabemos lo complicado que resulta retenerlo en casa.

Espero que con estos sencillos consejos consigas hacer de tu salón un espacio habitable y confortable en verano. Es el lugar más concurrido del hogar y no deberíamos ignorarlo durante el verano.

Elige una correcta distribución del sofá según los miembros del hogar

¿Qué sofá escogemos para nuestro salón? Es una buena pregunta, lo cierto es que se trata de una de las cuestiones más planteadas a la hora de decorar el salón, sin embargo, antes de llegar a este punto deberíamos plantearnos otras cuestiones: ¿Cuántos somos en casa? ¿Cómo es la distribución del salón?

Sofá Norman

Ambas respuestas influirán en el tipo de sofá que escojamos. Acertar no es una tarea sencilla, estamos cansados de ver cómo familiares y amigos se precipitan en la elección y luego lo lamentan durante mucho tiempo ¿Qué te parece si hacemos una pequeña guía de recomendaciones para elegir bien tu sofá?

Lo más importante: Las dimensiones

No es lo mismo contar con un salón de 20 metros cuadrados que uno de 9 metros cuadrados. Muy a nuestro pesar e independientemente de cuántos seamos en casa, lo normal es controlar primero el factor espacio, ya que es probable que un chaise longue no sea la mejor opción si no queremos recargar en exceso una sala de dimensiones reducidas.

¿Qué te parece un modelo más compacto? La ventaja es que siempre podemos contar con dos piezas que permitirán una ubicación ideal según la forma del salón, evitando así ocupar toda una pared o el centro entorpeciendo el paso y la propia decoración.

Sofá Amatista

El modelo Amatista podría ser un claro ejemplo, ya que por su forma y tamaño viene a convertirse en una de las mejores opciones para aquellos que no tenemos metros de sobra. Ha sido fabricado en madera maciza recubierta de fibra termofusionada y goma espuma.

Además, un sofá 3+2 como éste es el elemento ideal para familias numerosas, también es una buena idea si recibimos muchos invitados o si nuestro salón es el punto de reunión de los amigos. Todos tendrán cabida en este gran modelo.

Lo bueno de este tipo de sofás es que la distribución del sofá es muy variada, ya que podemos contar con una pieza como la que vemos en la imagen anterior, o bien, optar por otra adicional en el caso de que dispusiéramos del espacio suficiente y/o fuera necesario para dar asiento a todos los miembros de la familia.

Sofá Amatista 3+2

Ahora bien, si tienes la suerte de que los metros no son una limitación, me gustaría recomendarte un modelo que particularmente me gusta mucho, se trata del chaise longue modelo Noelia, el cual se puede ojear en la siguiente imagen:

Chaise longue Noelia

Un modelo con un acabado realmente bonito, y que además, permite que lo podamos ubicar en cualquier parte del salón, aunque claro está que este tipo de sofás siempre favorece un poquito más cuando jugamos con las paredes.

En este punto me gustaría añadir que las paredes son siempre un bonito lugar en el que colocar este tipo de muebles y que te recomiendo que contemples siempre la posibilidad de hacerlo, aunque claro está que este consejo es relativo, ya que cada salón es especial y perfectamente podría lucirse mejor con el sofá en medio en vez de acercarlo a la pared.

El chaise longue modelo Noelia está fabricado en madera de pino que perfectamente puede acompañar en la mayoría de estilos decorativos y que por si fuera poco, permite escoger diferentes distribuciones para poderlo adaptar a todos los miembros de la familia, ¿Se puede pedir algo más?

Distribución Noelia

¿Cuántos miembros hay en casa?

Siendo conscientes de las limitaciones del espacio, ahora toca centrarse en la cantidad de personas que harán uso del sofá de una forma casi diaria. No es lo mismo escoger un sofá para una pareja que para una familia repleta de niños correteando sin parar, y ya no solo por los cuidados, sino por las necesidades de cada uno.

¿Pero si las parejas son las primeras en escoger un modelo chaise longue aunque solo sean 2?” Es cierto, pero debemos tener en cuenta que no es necesario reducir el abanico de opciones porque solo sean 2, pues todos buscamos comodidad ante todo, y si podemos disfrutar del espacio, mejor.

Chaise longue Bely

El modelo Bely es un chaise longue que perfectamente podría ser igual de recomendable para una pareja que busca comodidad y espacio, como también para una familia completa que necesita ofrecer siempre un pequeño rincón para cada uno de sus integrantes, sin sacrificar el diseño.

Que no te engañe la presentación, es evidente que jugando con las dimensiones del salón de la imagen es un sofá ideal, sin embargo, para tu salón también lo es, tan solo necesitas asignar unos metros para su colocación y después podrás comprobar como muchos de sus acabados combinan perfectamente con tu decoración.

Recuerda el consejo anterior, siempre puedes acercarlo a la pared si tu salón no dispone de los mismos metros que la imagen. Así podrás ganar el centro para incluso renovar la pequeña mesita que preside la sala. No olvidemos que además de ser un sofá, estamos decorando, por lo que traer un componente nuevo a casa implica, por suerte para los que nos gusta, pensar en añadir complementos para aprovechar y retocar la decoración.

Sofá Viela

Ahora pasemos al sofá Viela, seguro que has visto la imagen y te han dado ganas de probarlo. Es completamente normal, se trata de un modelo de 2 plazas fabricado en madera maciza y recubierto con goma y fibra termofusionada antialérgica. ¡Es ideal para salones de estilo clásico!

Sus diferentes distribuciones permiten ajustar el tamaño a las dimensiones del salón. En la imagen queda bastante claro que han sabido escoger la adecuada. ¿Cómo crees que quedará en el tuyo? Si vives con tu pareja y a ambos os gusta el estilo de decoración neoclásico, sin dudarlo os recomiendo este modelo.

¿Y qué hay de la comodidad?

Es cierto que las dimensiones y los miembros de la familia son puntos a tener en cuenta, sin embargo, la comodidad es un factor al que no deberíamos renunciar nunca. Existen gustos para todo, lo que a uno le puede gustar es probable que a otro no, pero eso es completamente normal, el problema viene cuando damos prioridad a la vista antes que al tacto.

Chaise longue Atila

El sofá que has visto en la imagen anterior es el modelo Atila, y como puedes comprobar, invita a pasar una tarde entera sentado en él mientras disfrutamos de un libro.

A modo de consejo particular, es recomendable que escojas un modelo que primero entre por los ojos, y que después de haberlo probado y asegurado su confortabilidad, comiences a evaluar la posibilidad de sumarlo a la decoración del salón. Esto es lo primero que debemos hacer, analizar, para después poder determinar cuál es la mejor de las opciones.

Distribucion sofa Atila

Según puedes ver en el mapa de distribuciones del sofá, tienes bastantes opciones para poderlo ajustar a tus necesidades. Ahora solo tendrás que preocuparte por saber a dónde enviarás tu viejo sofá una vez que el nuevo se convierta en el centro de atención del salón. No te preocupes en Delsofa.es también nos ocupamos de esto.

Otra opción muy interesante es el Modelo Vurton, un chaise longue fabricado con pino gallego y que cuenta con cabezales abatibles, asientos deslizantes y un canapé con arcón que te permitirá guardar todo lo que desees.

Chaise Longue Vurton

Además, este modelo cuenta con una novedad que a más de uno le va a gustar, y es que se ilumina con LEDs, pero eso lo dejaré en el aire para que tengas curiosidad y accedas a su ficha -haz clic sobre la imagen y la verás- para conocer todos los detalles, que no son pocos.

Ten en cuenta que el sofá es un mueble muy especial, no se trata de una estantería ni de una mesita de noche, en él pasaremos largos ratos y vendrán invitados. Sería un error precipitarse en la elección de la distribución por culpa de las prisas. Tómate tu tiempo y analiza todas estas opciones que te estoy mostrando.

¿Cómo puedo escoger la distribución adecuada?

Es probable que a estas alturas todavía mantengas una serie de dudas acerca del tamaño y la confortabilidad del sofá, donde no sabes si la elección será acertada o comprometerá tu descanso durante los próximos años.

Sofá Mali

¿Parece muy grande este sofá verdad? Lo es, se trata del modelo Mali y cuenta con espacio para toda la familia. Este tipo de sofás modulares te permite jugar con tu espacio y número de asientos, además su juego de colores convertirá tu salón en un lugar alegre y muy personal.

Si te gusta un sofá pero no encuentras en nuestra tienda online la distribución que quieres, no te preocupes, todos y cada uno de los modelos a la venta en Delsofa.es cuentan con infinidad de posibilidades a la hora de configurarlos, accede a las fichas e infórmate sobre ellos.

Además, siempre puedes llamar a nuestro teléfono gratuito 900.701.086, donde nuestros expertos en sofás te brindarán el mejor asesoramiento posible y podrás hacer tu pedido personalizado con las medidas y distribución que se adapte a tus necesidades.

También puedes comentarnos tus dudas aprovechando el campo de comentarios de este post o a través de nuestros perfiles sociales. En el Facebook de Delsofa.es o en nuestro Twitter: @delsofaES.

¡Estamos encantados de ayudarte!

Viste tu salón en primavera: ¡Di adiós a los tejidos calurosos!

Es fácil darse cuenta de cuando el calor ha llegado a nuestro salón. Llegan las 3 de la tarde, sientes picores en el cuerpo y te percatas de que los tejidos de invierno que pusiste con tanta ilusión ahora te resultan calurosos y picajosos. Pasas un rato en ese estado y te das cuenta de que hay que cambiar algo, ya que las altas temperaturas no han hecho más que empezar y esto solo es la primavera.

Sillas, sofás, sillones, cortinas… todo contribuye a configurar la temperatura ambiente. Incluso los colores de los textiles pueden darnos una sensación de frescor o calor. ¿Cómo preparamos nuestro salón para que sea menos caluroso? ¿Qué tipo de textiles deberíamos utilizar? En este post te voy a dar algunos consejos e ideas para vestir tu salón en primavera.

No es necesario cambiar mucho la fisonomía de nuestra sala de estar; bastará con que dispongas de las telas o fundas adecuadas y le des un toque más fresco, agradable y ligero.

¿Qué textiles recomiendan para primavera?

Hay que tener en cuenta que determinadas texturas dan calor debido a sus características. Por ejemplo, los sofás de piel sintética se calientan con facilidad cuando entra el sol por la ventana. También el terciopelo, o los tapizados de lana suelen ser muy calurosos. Debemos cubrirlos o renunciar a ellos para que no entren en contacto con nuestra piel. Lo más fácil suele ser recubrirlos con telas o fundas de sofá de algodón o lino. Los estampados pueden ser muy variados, desde los aspectos lisos a las rayas, los cuadros o los motivos florales.

Tejidos de primavera

En cuanto a los colores, tampoco debemos olvidarnos. No es sólo una cuestión psicológica. Tiene una base científica. Los colores que ven nuestros ojos dependen de la luz, que va unida al calor. Los tejidos negros, por ejemplo, absorben todos los colores al mismo tiempo y también absorben la energía calurosa de la fuente de luz. En cambio, los tejidos de tono blanco o más claro no absorben tanta luz, sino que la reflejan, de modo que resultan menos calurosos.

Veamos ahora qué tipo de material es más conveniente para vestir nuestro salón a partir de los tejidos que te hemos mencionado.

Cambia telas y fundas del sofá

Si tenemos un sofá caluroso, por ejemplo, con un tapizado de lana, lo más recomendable será cubrirlo con algún tejido. ¿Qué tipo de tejido? Sábanas ligeras, telas, colchas o fundas de sofá; hay muchas opciones que te pueden servir.

Lo importante es que sean tejidos de algodón, por ejemplo, ya que resultarán más ligeros. Luego, también vendría bien que escojamos una tela original que armonice con el resto del salón o, incluso, contribuya a darle un aspecto más ligero.

Por ejemplo, las telas con estampados florales son las más recomendables para cubrir sofás y sillones, especialmente si están un poco estropedos. Además de que es una forma de hacer referencia a la primavera, permiten descansar la vista de los tejidos monocromáticos. Fíjate por ejemplo en esta funda primaveral que vemos en Casa Diez

Sofá con funda primaveral

Para alejarnos de los tejidos monocolor, también hay dibujos que ayudan a crear una sensación más fresca y ligera. Probaremos con telas a rayas para darle un aspecto más familiar a nuestra casa. ¡Me encantan los salones que nos muestran en el blog Hogarisimo!

Tejidos de primavera

 

Sofá vestido de primavera

Un toque más fresco a los cojines

Los cojines son otro de los elementos calurosos de los que nos queremos librar. En invierno todo el mundo quiere un cojín para recostarse. Cuando empieza el calor, sin embargo, cuando en la familia nos sentamos en el sofá, lo lógico es que nos los pasemos de unos a otros, se monte una batalla de cojines o acaben amontonados encima de una silla porque dan mucho calor y nadie los quiere.

Para darle un toque primaveral y fresco a los cojines, tendremos que cambiarles las fundas por otras más apropiadas para la temperatura. Podemos sustituir las fundas de lana con fundas de lino, que son muy ligeras, o simplemente fundas de algodón para cojines de diferentes colores, como las que han usado en Vivir en Zamora. ¡Fíjate qué efecto tan bonito!

Textiles de primavera

Utiliza plaids coloridos y suaves

Por último, hay que tener en cuenta que algunos días de primavera puede que haga un poco de fresco. Lo digo pensando sobre todo en las ciudades más del norte, donde siempre suele haber alguna noche más fría que otra en la que echaríamos de menos una buena mantita para cubrirnos mientras vemos la tele.

No hay porque renunciar a los plaids tan rápidamente, pero sí podemos utilizar tejidos más ligeros. En esta imagen de Decorablog vemos cómo se puede integrar una manta muy fina en un sofá y un salón de estilo marcadamente primaveral.

Manta de primavera

Cambia el tono de las cortinas

Aparte de los tejidos que vayan a tener contacto directo con la piel, no te olvides de cambiar las cortinas para primavera. Las cortinas nos dan calor durante el invierno, pero en la primavera pueden quitar luz a la habitación y darle un aspecto más bien triste, cuando fuera hace tan buen tiempo.

¿Qué tenemos que hacer entonces? Cambiar las cortinas rugosas por tejidos más frescos y ligeros. Si en el invierno se recomienda usar tonos oscuros, o cortinas que lleguen hasta el suelo, para crear un ambiente más acogedor, en primavera hay otras muchas posibilidades.

  • Cambiar las cortinas por estores en colores claros, que permitan dejar pasar más luz y tener las ventanas abiertas más tiempo.

  • Usar cortinas blancas o colores primaverales como lilas, rosas, azules, amarillas o verde claro en tonos suaves o transparentes.

  • Utilizar cortinas con motivos de flores, que le darán un toque más primaveral y alegre al salón.

Fíjate por ejemplo qué ambiente más abierto y agradable se puede apreciar en esta imagen.

Salón primaveral

Siéntate, respira hondo y contempla a tu alrededor cuáles son los tejidos que te producen sensación de calor. Tócalos con los dedos para ver si son rugosos o suaves; las alfombras de invierno, por ejemplo, son otro elemento que conviene guardar en el armario, en un post anterior te explicamos cómo limpiar las alfombras antes de guardarlas. De lo que se trata es que cuando entres en el salón a ver una película o a leer un libro o a pasar una velada con amigos o familiares o a descansar tras un largo día…, no acabes sudando por estar en contacto con tejidos más propios del invierno.

¿Has preparado ya tu salón para la primavera? Nos haría mucha ilusión que nos enseñes qué cambios has hecho durante estos días, y si necesitas algún consejo adicional, ¡no tienes más que pedírnoslo! Déjanos un comentario contándonos qué estás haciendo, o comparte una foto de tu salón en el Facebook de Delsofa.es o en Twitter, mencionando a @delsofaES y te haremos RT.

Cómo limpiar las alfombras para guardarlas en primavera

Con la llegada de las buenas temperaturas son muchas las tareas que deben hacerse en el hogar. En este post os hablamos quizás de una de las más tediosas: Guardar las alfombras. Pero antes os aconsejamos limpiarlas a fondo, de esta forma los colores y su calidad durará más en el tiempo.

Lo ideal es llevarlas a nuestra tintorería de confianza, pero si son muchas, el desembolso puede ser importante, por ello si preferís limpiar las alfombras vosotr@s mism@s o no podéis gastar en exceso el presupuesto mensual, aquí os dejamos algunos consejos y trucos para que al llegar el otoño, vuelvan a lucir estupendas.

La limpieza será más a fondo o menos, según el mantenimiento que hayamos hecho de las alfombras. Para mantener su limpieza a lo largo de su uso, lo mejor es pasar la aspiradora, ¿pero con qué frecuencia?, se debe hacer cada semana o cada dos semanas. En caso de tener animales o niños cada tres o cuatro días. También debe hacerse con menor frecuencia por la otra cara de la alfombra. Se recomienda pasar la aspiradora lentamente y un par de veces, sobre todo en alfombras de felpa.

limpiando alfombra

Pasar la aspiradora regularmente por la alfombra

El segundo paso es girar la alfombra 180º cada año, así se desgastará de forma uniforme la superficie de la alfombra y conseguiremos alargar su aspecto original.

Trucos de Limpieza

   -Desinfección

Una manera perfecta y muy barata para limpiar y a la vez desinfectar la alfombra es usar sal, tan solo tenemos que espolvorear la sal por toda la superficie y seguidamente enrollarla. La tendremos así alrededor de medio día, después podemos proceder a desenrollarla y aspirar la sal hasta que no quede ningún resto.

    -Manchas

Para eliminar manchas cuanto más pronto lo hagamos mejor, el tiempo es muy importante. Es conveniente seguir las instrucciones de limpieza del fabricante. En algunos casos podremos utilizar productos tan cotidianos como el bicarbonato de sodio (compuesto con multitud de usos), agua oxigenada o agua con gas, ninguno de ellos es agresivo, lo último que queremos es dañar a nuestra querida alfombra, pero os aconsejamos siempre hacer una prueba de limpieza en alguna zona que no esté a la vista, para comprobar que no daña la tela. El modo de proceder es sencillo, lo usamos sobre la mancha, dejamos que actúe unos minutos y lo retiramos con un trapo seco o papel de cocina absorbente, debería bastar con unos pequeños golpecitos, hay que evitar frotar directamente, de lo contrario podemos estropear las fibras y extender más la mancha.

   -Manchas líquidas resistentes

cómo limpiar manchas resistentes

Existen dos maneras de eliminar estas manchas dependiendo del líquido que haya caído sobre la alfombra, para las manchas en general usaremos agua tibia con detergente neutro y un poco de vinagre blanco, todo ello mezclado en un recipiente. Para las manchas que tiñan especialmente los tejidos (vino, sangre, café) la limpieza debe realizarse añadiendo una cucharada de amoniaco a un vaso de agua y aplicar sobre la mancha (nunca en alfombras de lana).

  – Malos olores

Una alfombra no está bien limpia si no huele bien, para ello utilizaremos de nuevo el bicarbonato de sodio, hay que espolvorearlo uniformemente sobre la alfombra y dejarlo actuar durante un mínimo de cuatro horas, a continuación retiraremos los restos con la ayuda de la aspiradora.

Un último consejo debemos tener cuidado de no maltratar las alfombras cuando estemos realizando la limpieza. Y recordad, siempre hay que seguir las indicaciones de limpieza y mantenimiento del fabricante y hacer pruebas de los trucos en zonas no visibles. Estas pautas os evitarán muchas sorpresas desagradables.

Ánimo con el cambio de armario y la limpieza de primavera. 

Cómo pintar salones pequeños para que parezcan más grandes

Una de las grandes ventajas que tiene la decoración es su capacidad para realzar la belleza del hogar, sacar partido a cada detalle, haciendo que cada rincón sea especial. Por ello, si tu salón no es de dimensiones descomunales, no te preocupes, hoy te vamos a presentar varios trucos para pintarlo y hacer que parezca más grande.

Disponer de un salón de grandes dimensiones no es muy habitual hoy en día, pero existen formas de crear la ilusión óptica de amplitud, altura y profundidad. Con las técnicas que a continuación te presentamos, los salones pequeños dejarán de serlo a la vista.

  • Utiliza colores claros, que irradien luz. Los colores oscuros reducen visualmente las dimensiones. Si además apuestas por la uniformidad con el resto de elementos de decoración, la habitación parecerá mucho más espaciosa. Por ejemplo, puedes elegir las cortinas del mismo color que la pintura.
Salón colores claros EspacioHogar.com

Salón con colores claros. Fuente EspacioHogar.com

  • Aumentar ópticamente la distancia hasta el techo. Si además de ser un espacio pequeño, el techo es bajo, lo recomendable es que pintes el techo de un color todavía más claro que las paredes. No es necesario que sea blanco nuclear, será suficiente con que sea un par de tonos más claro que el que hayas elegido para éstas.

En el caso de que el techo tenga una altura estándar, lo aconsejable es pintarlo del mismo color que la pared, para así lograr mayor amplitud, y propiciar la continuidad visual. Si tienes la oportunidad de elegir el tono del suelo en el momento en que vayas a pintar la habitación, opta por tonos oscuros, con el fin de crear ópticamente mayor distanciamiento entre suelo y techo.

  • Utiliza líneas horizontales. En contra de lo que se pueda pensar, la horizontalidad estiliza y aporta visualmente más altura a los elementos. Por ello, si lo que necesitas es una habitación más alta y, por tanto, más grande, pinta las paredes con líneas verticales. Aquí te dejo varios ejemplos, extraídos de Milideas.net.

salon-pintado-a-rayas

  •  Apuesta por los contrastes, te ayudan a diferenciar espacios, ampliando el conjunto. Dependiendo de la distribución del salón, puedes optar por destacar una pared en un tono diferente, más oscuro, para que contraste con el resto del entorno. Esto tiene varias ventajas. De una parte, creas una ruptura visual que capta poderosamente la atención, por lo que es más difícil percibir de un solo golpe de vista el tamaño real de la estancia. De otra, en función de la disposición del salón y qué pared elijas, puedes crear sensación de profundidad, cumpliendo así satisfactoriamente tu objetivo.

Salón pequeño pintado en violeta

Sin embargo, antes de lanzarte a destacar una pared de tu salón, conviene tener en cuenta la distribución de la habitación. Si es cuadrada, o por el contrario demasiado alargada, e incluso irregular. Pintar una pared de un tono llamativo puede evidenciar estas diferencias y perjudicar el resultado final. En este caso puedes optar por jugar con varios colores como ves en la imagen anterior.

    • Aligerar visualmente el volumen del sofá dentro de la estancia. Para ello es muy útil acercar el sofá a la ventana, y unificar el tono de pared, ventana y cortinas, con el fin de dar esta sensación.

  • Crear sensación de profundidad con vinilos adhesivos. Elige una imagen con perspectiva y podrás multiplicar ópticamente hasta el infinito el espacio de tu salón. El ejemplo que nos muestra Decoracionyestilos es realmente espectacular.

Como has podido observar hay algunos trucos que te ayudarán a que tu salón de pequeñas dimensiones parezca más grande. Nos encantaría saber cuál de estos trucos te parece más útil. Te invitamos a que nos lo cuentes aprovechando el campo de comentario de este post. Anímate a dejar tu opinión. ¡Nos hace mucha ilusión!

Consejos para decorar un salón interior

¿Tu salón no recibe luz natural? Sabemos que ésta juega un papel importante a la hora de darle color y vida, que nos ayuda a resaltar diferentes características de la decoración, que aporta luminosidad y permite jugar con multitud de tonos, sin embargo, no todos los salones son exteriores, no todos cuentan con amplios ventanales ni están orientados para recibir toda la luz que quisiéramos. Entonces, ¿Qué hacemos? ¿Renunciamos a decorarlo? Ni mucho menos, es el momento de ponernos manos a la obra y buscar alternativas como las que te muestro en las siguientes líneas.

He recabado multitud de propuestas para decorar un salón sin luz natural, con ellas creo que vuestro salón interior lucirá más que antes, solo es cuestión de encontrar ese toque ideal que cada uno pretendemos darle. ¿Quieres descubrir cómo lograrlo? Te invito a que me acompañes por este recorrido de ideas…

Salon comedor sin ventanas

¿Qué te parece el salón comedor de Interiorismos? Sé que no todos tenemos un comedor y salón integrados, a veces éste es tan pequeño que pensamos en centímetros, pero he querido mostrarte este ejemplo inicial porque refleja perfectamente la esencia de nuestro propósito, que no es otro que recuperar esa iluminación ideal que siempre ha de acompañar a la decoración del salón.

Lo más importante es el tono de las paredes

El color que elijamos para cubrir las paredes es un punto clave si lo que pretendemos es ofrecer esa sensación de luminosidad y amplitud que tanto buscamos. Como es obvio, elegir un tono demasiado oscuro no es lo más indicado para nuestro salón sin luz natural, por lo que comenzaré con propuestas menos arriesgadas y bastante luminosas.

Salón con paredes blancas, ideales para este tipo de decoración

Propuesta como la que nos ofrece el salón que nos muestra HogarUtil.com, con el blanco como principal protagonista. ¿Por qué un tono tan claro como el blanco? Porque además de proporcionar una sensación de amplitud, punto que la mayoría perseguimos, también permite que el salón sea mucho más luminoso, justo lo que buscábamos.

Se trata de una idea sencilla y muy útil, ya que la mayoría de salones son de tamaño pequeño o medio y este tipo de propuestas son de las que más nos gustan para poder hacer mucho con muy poco. Más adelante te mostraré más recursos en cuanto a la decoración, pero antes, pasemos a unas propuestas un tanto más atrevidas.

El azul es uno de los colores primarios y también favorece la iluminación

El Rincón de Sonia incluye este salón en una de sus galerías del blog y hace especial mención al tono azul, tanto en el salón como en cualquier otra estancia de la casa. Particularmente, creo que podría ser una opción muy interesante para ti, aunque todo dependerá de la intensidad del tono que escojas.

Para potenciar la idea de emplear tonos diferentes al blanco y dejando al margen azules tan intensos como el anterior, he seleccionado un salón que, aunque presuponemos que cuenta con una ventana con luz natural a la derecha, sus tonos pueden resultar realmente interesante para los salones interiores.

Emplea tonos pastel para darle luz al salón

Emplear tonos pastel como el que recoge en su blog la diseñadora de interiores Luz Rodríguez podría ser una idea fantástica para darle brillo a todo el conjunto de la habitación. Quizá tu decoración permita que puedas tomar esta sugerencia como una opción realmente interesante.

Iluminación artificial, imprescindible

Dejando atrás las sugerencias en cuanto a la elección del tono de las paredes, debes tener claro que aunque no reciba luz natural, tu salón debe mostrarse siempre con las mejores galas, tanto para las visitas que lleguen como para ti, que pasas la mayor parte del tiempo en él, para que te haga sentir cómod@ y proporcione ese toque agradable a la vista. La iluminación artificial jugará un papel importante.

Lamparas de techo para iluminar tu salón, una opción realmente interesante

Para lograr crear el ambiente perfecto es fundamental tener en cuenta una serie de detalles clave, como los que se recogen en la imagen que he rescatado del blog de Lorena Pose. Aquí vemos cómo las lámparas juegan también un papel realmente importante, incluso se ha permitido el lujo de añadir una pared en negro. Todo es cuestión de analizar y proponer opciones para nuestro salón.

En este caso se ha optado por emplear varios puntos de luz, vemos en la imagen que con la lámpara del techo es más que suficiente como para iluminar toda la sala, aunque si nos fijamos, en la esquina entre los sofás y a la derecha debajo del reloj, se encuentran otras dos lámparas adicionales que encendidas proporcionan otro tipo de ambiente mucho más personal, veamos la siguiente composición para comprobarlo.

Las-lámparas-auxiliares-proporcionan-un-ambiente-más-cálido

¿Has visto como tu salón puede lograr mantenerse bien iluminado aunque no reciba luz natural? Si prefieres luz de día en vez del tradicional amarillo de las bombillas, solo sería cuestión de sustituirlas, recuerda que… ¡En la variedad está el gusto!

Factores a tener en cuenta a la hora de decorar tu salón

Ahora que ya hemos comprobado como la ausencia de ventanas no implica tener descuidado el salón, y que con un buen tono en las paredes y un toque mágico con la iluminación se pueden lograr grandes cosas, pasemos a los detalles que marcarán la diferencia, esos pequeños toques decorativos que hacen que tu salón sea especial.

Lo primero de todo es evitar el desorden, no podemos permitirnos recargarlo demasiado ni tampoco pretender que muchos objetos se conviertan en puntos de atención, sobre todo, si nuestro salón es de dimensiones reducidas.

No recargues demasiado tu salón

Aunque no siempre lo consiga, siempre me gusta ofrecer diferentes puntos de vista y ejemplos para poder mostrarte las opciones que más te puedan interesar, en este caso, creo que muchos coincidiréis con una estancia similar a la que se recoge en la imagen de Decoesfera, que aun no siguiendo el mismo patrón de colores en la decoración, seguro que las dimensiones o la organización de los elementos decorativos sí podrían asemejarse a la tuya.

Si este es tu caso, observa como se ha preferido no recargar nada, cómo incluso contando con una alfombra, se ha logrado desviar la atención gracias a la iluminación y homogeneidad de sus paredes claras. Son pequeños trucos que permiten decorar bajo cualquier circunstancia y en cualquier salón, incluido el tuyo.

Ahora solo es cuestión de ponernos manos a la obra y probar las diferentes propuestas que te he mostrado, seguro que algunas te vienen como anillo al dedo.

Decorar el salón sin luz natural nunca había sido tan sencillo. Y recuerda, ¡No te olvides de contarnos qué tal han quedado los consejos! Esperamos las fotos del antes y el después, puedes mostrárnoslas a través de nuestra página de Facebook de Delsofa.es.

Te recuerdo que si necesitas consejo para decorar tu salón, no dudes en acudir a nosotros. Nuestros expertos resolverán tus dudas en el teléfono gratuito 900.701.086, en horario de lunes a viernes de 8 a 20 horas.

Salones con decoración asiática: diseño e inspiración oriental

Decorar un salón con estilo oriental es una forma muy particular de definir un estilo de vida. Cuando entras a una casa en la que te encuentras muebles y decoración asiática, lo primero que piensas es que la persona que vive allí, tiene un gusto muy especial. Resulta casi imposible quedarse quieto en el sofá sin posar la mirada en algún adorno exótico, como una estatua de Buda, una alfombra mágica o unas cortinas doradas.

Si hay algo que caracteriza a los salones orientales es la paz y la serenidad que puede respirarse en ellos. Pero quizás todavía llame más la atención ese aire cosmopolita y viajado que transmite el hecho de introducir muebles y colores diferentes a los que normalmente estamos acostumbrados.

¿Estás pensando en cambiar por completo de aires y vivir como si estuvieras en el Lejano Oriente? Aunque es difícil transformar por completo un salón occidental en un salón puramente asiático, podemos intentar imitar su estilo basándonos en colores y muebles orientales. En este artículo voy a presentarte algunas de las propuestas que he podido encontrar en blogs y webs de decoración.

Salones hindús, un toque alegre y sofisticado

Decoración de estilo hindú

Para los que busquen un estilo colorido y alegre, la decoración hindú es la más apropiada, como vemos en este salón de Uxban. Todo en esta sala expresa felicidad y calma, desde la alfombra hasta el sofá y el puff. Como vemos, el color amarillo de la India, símbolo de la santidad y la sabiduría para los hindúes, se ha distribuido con mucho ingenio y cumple la función de transmitir paz a los visitantes.

No obstante, se puede acompañar con una gran variedad de colores, ya que la decoración hindú apuesta sobre todo por la diversidad cromática. Las alfombras, cortinas y cojines de colores brillantes son la esencia de este estilo de decoración. En cuanto a los muebles, predomina sobre todo la madera de teca, un material muy resistente y un color característico, que suele utilizarse mucho en muebles de jardín.

Si tenemos una sala grande, podemos aprovechar también para hacer un sofá típico en forma de U, adornado con cojines de diversos colores, un toque muy tradicional y familiar, como podemos ver en este salón que nos muestra Trazos y trozos.

Salón típico de La India

El minimalismo del salón japonés

Si buscamos un estilo más propio del Asia Oriental, hemos de optar por un salón menos recargado, de índole zen y propio de la decoración japonesa. Dos de las características de los salones japoneses son la pulcritud de sus paredes y la simplicidad de sus muebles. Decorados con estilo minimalista, la clave es jugar con los colores, los espacios vacíos y un mobiliario singular debidamente ordenado. Siempre apostaremos por colores muy naturales, donde el blanco y el negro juegan un papel primordial, como vemos en este salón de Interiorista.

japones

Si hacemos un salón-comedor, podemos optar por seguir fieles a la tradición asiática de sentarnos en cojines en torno a una mesa baja. Una opción es incluir bonsais de interior, lo que le da un aspecto muy bello y vegetal. A ser posible, se pueden cambiar las puertas para que sean fusuma, es decir, deslizantes, pero también se puede buscar un efecto similar simplemente mediante la colocación de paneles japoneses. Si vestimos además las paredes con algunas imágenes de letras o dibujos japoneses decorativos, el toque asiático está asegurado.

Salón chino en rojo

Salón asiático chino

Para darle un toque chino a nuestro salón, debemos introducir muebles, paredes o telas en color rojo fuerte. No debemos temer el uso de colores muy chillones, siempre que combinen bien; que el rojo ha de ser un color predominante, como vemos en la foto de Decoactual. Combinado con colores claros y muebles en madera natural, se logra que tenga un aspecto auténticamente oriental, lleno de simbología y perfección.

Otros toques decorativos para salones chinos son las flores, los cuadros y los muebles bajos, casi imprescindibles en toda la decoración asiática, pero también los característicos jarrones chinos, que pueden resultar muy apropiados para adornar las esquinas, estantes o mesillas pequeñas.

A algunas personas puede inquietarle la idea de sobrecargar la sala con demasiadas estatuas, pero aporta el detalle de color más exótico y verdadero que transforma cualquier sala convencional en un salón de inspiración asiática. Realmente, no es necesario, ni recomendable, que parezca una estancia demasiado recargada. Una estatua de Buda grande, en color dorado o en imitación de bronce, o incluso un retrato en la pared, bastará para producir el efecto deseado.

Con todo, tampoco es absolutamente necesario, mientras usemos muebles chinos tradicionales. Nosotros, al fin y al cabo, decidimos si queremos un salón asiático muy tradicional, o simplemente introducir pequeños toques decorativos a nuestro salón.

¿Inspiración asiática o mezcla de estilos?

Decorar el salón con estética oriental es una forma de recrear un ambiente en el que ahora mismo no nos encontramos. Una forma de viajar desde tu propia casa. Como decíamos, sin embargo, tampoco es necesario transformar por completo la decoración del hogar, ni reformar por completo nuestra sala de estar. Hay formas de darle un toque asiático sin abandonar un aire moderno, como han hecho en este salón de inspiración zen que enseñan en Embelezzia.

Salón con estilo zen

Combinar salones modernos con toques decorativos asiáticos es lo más idóneo para aquellos que nunca hayan tenido un salón de aspecto oriental, pero les gustaría disfrutarlo. Para el que de verdad le entusiasma, no tiene por qué producirse un “choque cultural” al cambiar completamente la decoración. Aun si fuera el caso, podemos como alternativa limitarnos a introducir algunos muebles u objetos de decoración asiática, apostando por un modelo que se ajuste a nuestro carácter y nuestra visión de la vida.

Algo que debes tener en cuenta es que la mezcla de varios estilos orientales puede resultar algo arriesgada y el acabado puede ser muy confuso y poco elegante, incluso incompatible en algunos casos. Piensa que las culturas de Asia, aunque emparentadas, son muy diversas y tienen diferencias muy destacadas entre sí, a pesar de que los occidentales las veamos a veces desde un mismo prisma. Con todo, si disponemos de material de distinto origen, se pueden ensayar modelos híbridos y contemplar el resultado.

Si no estás seguro de hacer lo correcto y prefieres lo tradicional, lo mejor es seguir un patrón estándar, según el diseño que más te guste. De esta forma, consigues uno de los objetivos de la decoración oriental; transformar el ambiente de tu hogar en un pedazo de India, de China, de Japón o cualquier otro país de Oriente que te guste y te inspire.

¿Qué estilo de decoración asiática te atrae más? ¿Transformarías tu salón por completo, o prefieres añadir pequeños detalles a tu gusto? Nos encantaría conocer tu opinión y tu opción, no dudes en aprovechar el campo de comentario. Las esperamos.

Textiles de invierno: alfombras, cortinas, cojines, mantas…para calentar el salón

El invierno ya está aquí y con él las temperaturas más frías que nos invitan a resguardarnos en casa y disfrutar del sofá. Estamos en la época del año en la que es más necesario sentir el calor en el hogar. Queremos traspasar el umbral y percibir de inmediato un ambiente cálido, acogedor…para conseguirlo además de un buen sistema de calefacción, os animo a vestir vuestra casa con textiles invernales: alfombras, mantas, cojines, cortinas…nos ayudarán a conseguir el cálido objetivo. En este post os muestro ideas para elegir los textiles que más se adapten a vuestros gustos y necesidades. ¡Vamos a descubrirlas!

Como os decía, darle ese toque cálido al salón no es una quimera. Lo cierto es que sí se puede y lo mejor de todo es que tenemos varias opciones para conseguirlo. Hoy nos centraremos en cómo lograrlo mediante los textiles de invierno, que nos aportan calidez y confortabilidad, incluso aunque nuestra casa no tenga un sistema de calefacción óptimo.

Sabemos que hay mil y una formas y estilos de decoración para nuestro salón: partiendo de las paredes, el mobiliario, el sofá.., pero los textiles invernales son de los pocos que, sin realizar grandes inversiones, permiten transmitir esa magia cálida que ansiamos en invierno, ese toque acogedor y agradable que buscamos al llegar al hogar.

Salón con textil invernal y muy iluminado

Mira la imagen anterior, en ella observamos mantitas, alfombras y un largo etcétera de textiles. Que no te quepa la menor duda de que estos detalles pueden vestir tu salón y darle ese toque tan especial, cálido, esa esencia mágica y acogedora que buscamos durante estos meses tan fríos. ¿Qué te parece si voy hablando uno a uno de todos los textiles invernales que podemos colocar en tu salón?

Los cojines del sofá y sus posibilidades

cojines-lana

No puedes dejar tu sofá completamente desnudo en pleno invierno, más aún si es de piel sintética o polipiel o de un material que no aísla el frío. La sensación térmica se percibe tanto por el tacto como por la vista. Si vistes tu sofá con cojines de tejidos cálidos como la lana, el calor te entrará por todos los sentidos. Os dejo como propuesta estos cojines que me han encantado del blog de Virginia Esber.

Puedes hacer tú mism@ la prueba en casa, añade estos cojines, con los dibujos y tonos que quieras, y déjalos durante unos días, después quítalos y cuéntame qué sensación sientes, seguro que notarás un vacío que te hará echarlos en falta. Es normal, además de ser cómodos, generan calidez con solo con mirarlos.

Mantas y fundas para disfrutar del sofá

Otro elemento que no puede faltar en nuestro sofá estos meses es la manta, puede ser de tamaño mediano como la que te muestro en la imagen que he rescatado de Decoestilo o enorme para acurrucaros con vuestra pareja, hij@s… y disfrutar de una buena película o de una buena conversación. No me diréis que la sensación no es increíble, yo creo que es de los pequeños placeres que nos ofrece la vida.

Las mantas sobre los sofás siempre aportan calidez

Además las mantas nos sirven como elemento decorativo cuando no estamos usándolas, aportando un plus de diseño y calidez a nuestro salón. Unos añadidos que también nos proporcionan las fundas -extremadamente aconsejables cuando tenemos un sofá de piel sintética o similar– ya que aíslan el frío. Con ellas te costará mucho más levantarte del sofá y notarás como el ambiente cambiará notablemente. Te dejo una opción, que nos muestran en el blog Interiorismos, clásica e ideal para las chaise longue.

funda-chaise-longue

En el mercado encontrarás multitud de tipos, tejidos y tonalidades para adaptarlas a cualquier sofá. Mi consejo es que en invierno optéis por textiles cálidos como la lana, el terciopelo que resulten cómodos cuando nos sentemos sobre ellos y agradables al tacto, evitar los tejidos que os produzcan picores o irritaciones, son sensaciones muy desagradable que os restarán toda la comodidad que buscamos. El color y el diseño os lo dejo completamente a vuestra elección.

Cortinas que dejen pasar la luz y la calidez del sol

Dependiendo de los tonos que predominen en tu salón mi consejo es que optéis por una cortina, estor, panel japonés… que deje pasar la luz del sol sin restaros intimidad. Los visillos serán los encargados de permitir que la luz penetre en la estancia, mientras que desde dentro, podemos elegir un tejido más grueso, que permita generar contraste, potenciar la decoración del salón y nos aporte intimidad cuando la busquemos. Una opción es la de la imagen siguiente que podéis encontrar en la web de Cortinadecor, es ideal para los salones clásicos con aires modernos.

Cortina doble que permite pasar la luz en el salón

Os animo a dejar que la luz entre. En invierno el salón no puede estar a oscuras o únicamente iluminado por la luz artificial, si tienes la suerte de recibir directamente la luz del sol, deja que pase, notarás el efecto y calidez que proporciona cuando se adentra por todo el salón.

Si tenéis la suerte de no tener vecinos enfrente, podemos ser más atrevidos y dejar que la luz del sol entre por las ventanas de nuestro salón sin ningún obstáculo. La revista ElMueble lo muestra muy bien en esta imagen, retira las cortinas para dejarlas solo como un mero elemento decorativo, dejando que durante el día la protagonista indiscutible sea la luz natural.

Ventanales con las cortinas recogidas

Recuerda que no es necesario que tengamos este salón de revista, mi objetivo es mostraros las imágenes como una referencia para que después las adaptéis a vuestro salón.

Aunque me gustaría mucho, la imagen siguiente no es de mi ático, ni tengo la suerte de contar con estas maravillosas vistas, éste pertenece al blog de Embelezzia, pero puede que sí sea el tuyo, o muy similar, ubicado a una altura menor, con más o menos espacio, pero con unas vistas increíbles, ya que lo interesante como os decía en el párrafo anterior es quedarnos con la idea. Apuesta por ese toque atrevido de prescindir de las cortinas, de dejar que el sol haga innecesaria cualquier otra fuente de luz, de que el paisaje exterior pase directamente a formar parte de la decoración del salón.

Sin cortinas en el ático

Una buena alfombra siempre aísla del frío

Otro elemento que nos ayudará enormemente a restarle frío a nuestro salón es la alfombra. Además nos ayudará a darle un aspecto más acogedor. Os recomiendo alfombras de tejidos cálidos como la lana, el terciopelo, de tacto suave, si sois de los que os gusta ir descalzos. ¿Qué os parece esta opción de Decoratrucos? Podría servir para cualquier salón, independientemente de su decoración y tonalidades, ¿no os parece?

Alfombra cálida presidiendo el salón

El tamaño de la alfombra dependerá de tus gustos y necesidades, aunque te aconsejo que no sea demasiado pequeña, ya que no podemos olvidarnos de nuestro objetivo: dotar al salón de un aspecto más acogedor, por lo que debería tener cierta presencia sobre su superficie. También puedes optar como en este salón visto en Decoracion2 por una alfombra que cubra casi todo el suelo de la estancia. La decisión como siempre es vuestra.

Ambiente cálido aun con colores fríos, en parte gracias a la alfombra

La alfombra también puede ayudaros a romper con la estética y estilo de vuestro salón. Como vemos en esta composición de ModayDecoración, una alfombra de estilo moderno casa a la perfección con un salón de aire renacentista con paredes revestidas en tonos dorados que combina muebles clásicos con elementos minimalistas como las flores y materiales de diseño moderno como la mesa de centro o la lámpara de pié.

Alfombra Beige de pelo largo

Puffs y detalles a medida

Hasta ahora hemos visto los textiles que con más frecuencia encontramos en las casas y por los que la mayoría de nosotros optamos para vestir y decorar nuestro salón. Sin embargo, no quería finalizar este post sin nombrar otra de las opciones que podemos elegir para dotar de mayor calidez y comodidad al hogar en estos meses de invierno.

Estoy hablando de los puffs que nos aportan un plus de comodidad. Podemos usarlos para elevar cómodamente las piernas cuando reposamos en el sofá o podemos situarlos estratégicamente para pasar una velada de conversación con los amigos o personalizar la decoración de nuestro salón.

Además podemos elegir entre una gran cantidad y modelos de puffs que existen en el mercado o bien podemos ser originales y crearnos nuestros propios puffs personalizados como vemos en este salón de la revista CasaDiez que opta por poner en el suelo cojines de diferentes colores y formas para simular estas piezas de mobiliario.

Alfombra-clara-y-luz-solar-

Otro aspecto a resaltar en la composición anterior es la alegría y vivacidad de los tonos. El invierno ya es por sí mismo gris, oscuro, no tenemos por qué optar por elegir estas tonalidades para nuestro hogar, vestir la casa de color en estas fechas del año nos ayudará a sentirnos más cálidos y más alegres.

Como veis son muchas las posibilidades y opciones que tenemos para convertir el salón en un rincón acogedor donde pasar las frías tardes y noches de invierno. Los cálidos y agradables textiles invernales nos ayudarán a desprendernos de la desagradable sensación de frío y nos invitarán a disfrutar del hogar y de los nuestros.

Desde aquí te animo a jugar con los tejidos, los colores, las texturas, a añadir alfombras y cojines, a jugar con la luz. Verás y sentirás el calor.

15 toques decorativos para conseguir salones acogedores

Con la llegada del frío y de las lluvias de otoño, a uno siempre le apetece pasar la velada en un salón donde se sienta recogido, abrigado, calentito. Para ayudaros a dar ese toque familiar y acogedor al salón, he estado buscando, en revistas y blogs de decoración algunas ideas para cambiar el estilo de nuestra sala de estar y darle un aspecto más entrañable y acogedor que nos permita disfrutar del otoño y el invierno en nuestro hogar.

Para conseguir esta sensación, no hace falta cambiar el mobiliario del salón, basta con apostar por algunos de estos quince toques decorativos que os propongo a continuación.

1. Utiliza telas con estampados

Una de las técnicas que os sugiero es cubrir sofás, sillones y muebles con telas o fundas de colores vivos, para darle un toque de alegría a la sala. Es una forma sencilla de cambiar los tonos del salón a nuestro gusto sin necesidad de renovar la tapicería, o algunos muebles que no nos acaban de gustar. Para darle un aire otoñal, lo mejor es apostar por algún color elegante que armonice con el resto de la sala, como nos proponen en el blog Fundas para sofá.

2. Pinta una pared del salón

Esta idea es tan simple como pintar una de las paredes del salón de un tono distinto a las demás. Tres de un color y una de otro, como os contamos en este post anterior. Hay quienes prefieren dejar una pared de ladrillo, que le da a la sala un aire hospitalario y masculino. Otros, se decantan por pintar una de las paredes de color oscuro para que la sala parezca más pequeña. Lo importante es darle un aspecto desigual y conseguir crear ese efecto óptico, como vemos en este diseño que publican en Hogarutil.com.

pintar pared del salón

3. Mezcla los estilos

En la revista El Mueble, citando a la anticuaria Iraida Domecq, nos dicen que lo relevante es que haya un “equilibrio entre los materiales”. El cristal, el metal, la madera y el textil. Hace falta trabajar en la variedad de estilos, que se note que nuestro salón no es una pieza de absoluta simetría. Podemos incorporar adornos exóticos, muebles antiguos, floreros de cristal… ¡Nunca temas ser innovador!

4. Aprovecha los muebles antiguos

Hay una gran belleza en los sofás y sillones antiguos con aire vintage. Es precisamente el hecho de que sean piezas que han utilizado nuestros abuelos y el color de la madera antigua lo que le transmite esa rotundidad. Entre los diversos toques decorativos que vayamos a añadir, si tienes una vieja mecedora o una mesa o sillas rústicas, o incluso piezas de anticuario exóticas, nunca te deshagas de ellas y aprovéchalas, como han hecho aquí.

salon con muebles antiguos

5. Juega con las texturas

Un cojín con flecos, otro de terciopelo… dales un tono desigual, recubriéndolos por ejemplo con fundas de ganchillo. Combina distintas texturas que sirvan sobre todo para calentar y generar comodidad en los que se sientan. Si en verano nos sobra la lana, en otoño-invierno agradecemos el calor de un buen cojín aterciopelado.

6. Dale un toque retro

En Casa Diez nos enseñan un salón con toques retro, en el que se combina la sala de estar con una mesa de trabajo. Puede ser una buena idea si queremos transmitir una imagen de intelectualidad. Ellos utilizan una mesa de borriquetas, un mapa antiguo colgado en la pared, una silla de topos azules, un jarrón blanco para las flores, candelabros y algunos adornos solares en la pared, como se puede ver en esta foto.

decoración de salones

7. Usa materiales naturales

Los materiales que están presentes en la naturaleza (el parqué en madera oscura) le dan un tono apacible y despejado al salón. Aunque no vayamos a cambiar todos los muebles ni levantar el suelo, se puede jugar con el color de los tejidos, las cortinas y los cojines y almohadones. En este salón, que hemos visto también en Casa Diez han querido darle un tono en arena.

salón color de arena

8. El sofá y los sillones, con tonos cálidos y vintage

Los sofás y sillones son la parte central de cualquier salón. Para transmitir cercanía, aconsejamos que la zona de los asientos esté muy próxima entre sí, con el justo espacio para moverse, haciendo forma de U, como haciendo grupo frente al fuego. Es mejor que utilicemos texturas mullidas y las cubramos con telas o mantas finas en tonos naturales, con recuadros, rayas y flecos.

9. Que no falten almohadones y puffs

Hablábamos antes de las texturas de los cojines, pero en un salón no puede ser nada sin buenos almohadones y puffs para recostarnos o poner los pies en alto mientras vemos la película. Estas pequeñas banquetas móviles sirven a veces como barrera simbólica de separación en los salones-comedor.

10. Coloca los cuadros desordenados

Varias filas de pequeños cuadros desordenados en las paredes, tanto si son de fotografías de la familia en tono sepia, como si se trata de pinturas decorativas o incluso títulos académicos y certificados, contribuyen a generar ese ambiente cálido e intelectual que deseamos para nuestro salón. Algunas paredes estarán cubiertas con pinturas modernas de distintos tamaños, colgados de un modo artístico y elegante, como en esta foto que hemos visto en Vogue.

cuadros decorativos salón

11. Pon floreros y lámparas en sitios estratégicos

Los juegos de luces y sombras también ayudan a generar un ambiente íntimo que agradará mucho a los invitados. Los colores blancos y suaves (ocre, rosa, blanco) pueden ser los más adecuados.

Es ideal que nuestras lámparas armonicen con una parte de los complementos de la sala, como por ejemplo los jarrones de flores y el suelo, en contraste con los sofás y las estanterías, para salvaguardar así la calidez y la riqueza visual de la sala. Nos encantan las lámparas de este salón masculino que comenta Jessica Arribas en Pisos.com.

salón con lámparas

12. Toques decorativos en mesitas

Las mesitas pequeñas y móviles son otro elemento destacable del salón y puede servir para aislarlo del comedor. Si queremos cerrar espacios vacíos, una mini-mesa con un jarrón de flores y cualquier golosina puede ayudarnos a garantizar el recogimiento y la intimidad.

13. Decora al máximo la estantería

Las estanterías llenas de libros o platos ayudan a recubrir las paredes y transmitir plenitud y viveza a la sala. Unas puertas acristaladas con una vajilla antigua, estantes con adornos de madera, escayola, oro o plata aportan distinción y personalidad al lugar. Ver la estantería de lejos debería ser como contemplar una obra de arte.

14. Cubre el suelo con una alfombra

Las alfombras quizá son lo más difícil de poner y quitar, pero siempre que se acerca esta época es uno de los primeros toques decorativos en que pensamos. Las alfombras dan sensación de calor y nos permiten tener los pies calientes mientras vemos la televisión, pero también nos crean la sensación en nuestro interior de que la sala es mucho más cálida.

15. Reemplaza la textura de las cortinas

Las cortinas son otro de los elementos que se pueden cambiar cada temporada sin temor a hacer grandes reformas. Su misión es graduar la luz y protegernos del exterior. Unas cortinas rugosas servirán para arroparnos del balcón o la terraza. No es preciso recurrir a cortinas oscuras con estampados si no combinan con los muebles; bastará con escoger una tela de terciopelo o un poco más gruesa, con caída hasta el suelo, como nos proponen en el blog Decoración Interiorismo.

cortinas para el salón

Espero que estas ideas te resulten útiles y puedas ensayar distintos estilos para tu salón. A modo de consejo general, te recomiendo para logar una sensación acogedora que huyas de los salones con paredes y suelos muy vacíos, trata de cubrir los puntos muertos, aunque eso sí, sin llegar a sobrecargar mucho la sala.