Sofás blancos neoclásicos: un toque de elegancia y equilibrio para tu salón

La propuesta de decoración neoclásica se ha considerado siempre sinónimo de elegancia y equilibrio. Si a ti no te gustan los salones demasiado estrafalarios y te gustaría darle un aspecto moderado y armonioso a tu sala de estar, este estilo de decoración te resultará muy agradable a la vista y, además, extremadamente bello, dentro de su aparente sencillez.

En los salones neoclásicos actuales se ven mucho las líneas de los muebles y objetos, las ventanas dejan pasar la luz y la mayoría del mobiliario se caracteriza por la presencia del blanco, la madera y el beis. Si quieres darle un toque neoclásico al salón, una de las piezas clave en las que tendrás que centrarte son los sofás.

En este artículo te voy a enseñar algunos sofás de estilo neoclásico que tenemos en Delsofá.es. Si estás buscando un sofá blanco para tu salón, fíjate bien en las propuestas que te presentamos a continuación.

El objetivo de un salón neoclásico es aproximarse a las formas de la Antigüedad griega y romana. Este efecto se puede lograr de forma sencilla introduciendo mobiliario de corte clásico, o apostando por muebles modernos y jugando con las formas y los colores para darle un aire neoclásico.

En lo referente a los sofás y sillones con aire neoclásico, apostaremos por piezas simétricas y respaldos similares, fácilmente combinables con un mobiliario en un tono distinto. Un ejemplo de ello es este salón en el que destaca nuestro sofá Atila tiene patas de madera pulimentada y almohadas de asiento y respaldo en color blanco de alta resistencia.

ATILA_sofa_0_0

Un detalle en el que tenemos que fijarnos para escoger un sofá en esta corriente de decoración son los bajos y las formas de los reposabrazos, generalmente curvados, a imitación de las curvas del mobiliario clásico, luego también utilizado en los muebles clásicos de finales del siglo XVIII y principios del XIX.

El sofá Troya, de color blanco crema y de tres plazas, imita en parte ese estilo con sus laterales curvados. Fiel a la silueta de este tipo de sofás, los respaldos son bajos y están ocultos detrás de sus cojines. Se puede combinar fácilmente con otros muebles neoclásicos que incluyan elementos dorados, sillas con columnas jónicas y otras piezas con reminiscencias del mundo clásico.

TROYA_sofa_1

Finalmente, otra pieza que puede encajar perfectamente en este tipo de estancias es el sofá Viela, también de tres plazas, hecho en madera maciza y recubierto con goma espuma de alta densidad y fibra. Con una tapicería ligeramente más lisa que el anterior y un aire más uniforme, puede adaptarse de forma sencilla a un salón que emplee otras piezas de corte neoclásico.

VIELA_sofa_0_0

Es importante que el sofá se adapte a nuestro gusto y combine con el resto del mobiliario y la arquitectura de la sala. Los salones de estilo neoclásico en el siglo XVIII y XIX solían incluir también grandes sillones con aspecto de trono, consiguiendo así darle mayor elegancia y simetría al espacio. Situados en el centro de la estancia junto a una mesita, con un sillón a un lado y el otro al otro, en posición rectancular, podemos conseguir un efecto ideal en la decoración.

Los sofás que te hemos mostrado también están disponibles en otras distribuciones. Visitando su ficha de producto, a la que accedes haciendo clic en su nombre podrás ver todas las opciones.

Si necesitas ayuda para elegir el sofá perfecto para tu salón, no dudes en pedir la opinión de nuestros expertos. Te atienden en el teléfono gratuito 900.701.086, de lunes a viernes de 8 a 20 horas. También puedes consultarnos aprovechando el campo de comentario de este post o a través de nuestros perfiles sociales: Facebook Delsofá.es y en Twitter mencionando a @delsofaES.

Decoración salones de estilo victoriano

El estilo victoriano es uno de los estilos decorativos más característicos de épocas pasadas y que hoy en día sigue conservando sus fieles. Los elementos que lo componen reflejan la grandeza y elegancia propias del reinado de la reina Victoria de Inglaterra, que se extendió desde 1837 hasta 1901. Se caracteriza por su toque romántico y femenino.

En la decoración de estilo victoriano destaca la combinación de muebles de madera maciza con la calidez de las alfombras, la gran cantidad de elementos decorativos y la riqueza de sus tejidos. Donde vemos el gran protagonismo del terciopelo, las sedas, brocados y adamascados.

flickr4

Se trata de un estilo mezcla de clásico y gótico que ha permanecido hasta nuestros días, recobrando un nuevo protagonismo en la actualidad, como podemos ver en la imagen anterior de Decoración About.

Así, podemos ver multitud de ejemplos de salones victorianos, donde la decoración se ha ido adaptando a las tendencias actuales, consiguiendo un resultado moderno y distinguido, gracias a la incorporación de elementos propios de nuestros días, tal y como muestra este ejemplo de Ideasparadecorar.

El salón, como principal estancia de la casa, muestra el esplendor y majestuosidad de la época, totalmente opuesta al minimalismo. Los muebles de estilo victoriano suelen tener las patas torneadas, los marcos de los espejos destacan por su labrado, los candelabros y figuras de porcelana completan la decoración de la estancia.

Las paredes se cubren de tonos intensos, dorados, ocres, azules, verdes o morados. El oro, símbolo de lujo y poder, tiene un especial protagonismo en el estilo victoriano, estando presente en los elementos decorativos, en los brocados y todo tipo de tejidos.

La ostentosidad de los salones victorianos muestra la riqueza de estos tejidos en el tapizado de los muebles, los cojines, las cortinas, y enormes alfombras que cubren gran parte de la superficie, situadas especialmente bajo la mesa del salón. Los flecos, cordones y borlas no pueden faltar en los cojines, cortinas y mantelería, todo elemento que se utilice en este conjunto derrocha elegancia y estilo propios,  como se ve en el ejemplo de HogarTotal..

o-brien-john-dama-victoriana-iv

Las paredes de los salones de estilo victoriano también se visten para la ocasión. Bien sea con papel pintado, representando motivos florales propios de la época victoriana y brocados, o pintados en tonos intensos. Asimismo, las paredes se rematan con zócalos y molduras, que enmarcan y destacan los colores de la pintura o papel final. Todo el conjunto reviste armonía y suntuosidad.

Para decorar un salón con estilo victoriano conviene elegir debidamente todos los elementos. Desde el sofá, que ha de tener ese toque clásico, apreciable tanto en sus patas torneadas, como en el tipo de tapicería. Así, existe gran cantidad de acabados que se adaptan a este estilo, con una amplia variedad de colores, desde los más clásicos, hasta los más modernos.

¿Qué te parece el estilo de decoración victoriano? Nos encantaría saber tu opinión. Puedes aprovechar el campo de comentario para darla. Y si decides añadir a tu casa un toque de esta época, nos gustaría ver cómo queda. Puedes compartir el resultado en nuestro Facebook de Delsofá.es o en el Twitter, mencionando a @delsofaES y te haremos RT. ¡Las esperamos!

Cortinas para un salón de corte muy clásico

Una de las reglas en decoración de interiores es que debe haber un elemento más llamativo que los otros; el punto focal. Si decidimos que las cortinas se conviertan en las protagonistas de nuestro espacio living, podremos crear diferentes efectos jugando con la luz, el color y la proporción. En este post vamos a centrarnos en un estilo de cortinas que hará de nuestro salón un espacio de corte muy clásico.

Cortinas clásicas para el invierno

En los ambientes fríos y lluviosos, siempre resulta agradable disfrutar de la protección de las cortinas gruesas que no dejen pasar el frío. Los colores oscuros van muy bien para crear este efecto, ya que también contribuyen a generar una sensación de abrigo y hacer que la estancia resulte menos destemplada.

La solución más sencilla será simplemente apostar por cortinas térmicas que nos protejan del frío. Suelen estar hechas con un material plástico hacia el exterior y una tela oscura por fuera. Escoge una cortina en la que el color combine bien con el resto de la sala; si tu salón es de colores suaves, una cortina en un tono parecido, pero más oscuro (chocolate, granate, gris, negro, etc.), podría ser lo ideal. Fíjate en esta foto que nos enseñan en Decopasión.

Cortinas acogedoras

Doble cortina con alzapaños

Otra de las opciones es tratar de recrearnos en la belleza de los detalles. Usando la imaginación, se puede vestir una gran ventana, una puerta al jardín o un balcón a través de una doble cortina, usando un cortinón grueso para afuera y unos visillos o una cortina de seda fina para el interior, dándole una caída original, como ésta que vemos en el blog de Con la llave.

Cortinas acogedoras

Si queremos darle un aire muy clásico, lo suyo es recoger las cortinas exteriores con un alzapaños, combinando dos colores que guarden la armonía y dándole una forma creativa y original. También se puede decorar la parte superior de las cortinas poniendo anillas grandes de madera, o bien a través de bandos en forma de ondas o tablas.

Estores clásicos con estampados

Generalmente no se suele optar por colocar estores en un salón de corte muy clásico, sin embargo hay modelos que podrían tener cabida perfectamente en este tipo de decoración. Si el estor lleva algún tipo de estampado (flores, pájaros, etc.), también podría contribuir a crear un ambiente clásico. Una idea: usándolo como una alternativa al visillo y acompañado de una cortina gruesa, al estilo de ésta que vemos en Decora y diseña.

Salón con cortina y estor

Como has podido observar en los tres ejemplos, las cortinas para un salón clásico destacan por su grosor y la textura cálida de sus telas, sus colores apagados y por cubrir completamente -hasta el suelo- la ventana o balcón. Estas son sin lugar a dudas algunas de las premisas más claras que deben cumplir las cortinas que vestirán nuestro salón de estilo clásico.

En un post posterior os hablaremos de sofás y sillones de estilo clásico para vuestro salón. Mientras lo preparamos os aconsejamos que echéis un vistazo a este artículo en el que os contamos algunas de las líneas básicas de la decoración clásica.

Salones clásicos, una decoración siempre de moda

La decoración clásica tiene unas pautas muy marcadas y es un estilo que no pasa de moda. Sinónimo de buen gusto, elegancia, sofisticación y refinamiento es la opción elegida por personas de gustos más serios, conservadores, tradicionales… que quieren reflejar estas cualidades en la personalidad de su hogar. En este post he recopilado algunas ideas y consejos para decorar el salón con estilo clásico. Espero que os gusten.

Si estás interesado en decorar un salón, un dormitorio, habitación en estilo clásico te recomiendo seguir estas pautas sencillas que marcan en términos generales las cualidades de este tipo de decoración.

Sigue leyendo