Un sofá de piel puede descamarse, salirle escamas

Nos ha llegado la siguiente consulta al correo de info@delsofa.es.

Hace 2 años compramos un sofá de piel de color marrón muy claro. Hace 2 meses una parte del asiento empezó a “descamarse”, como cuando te quemas en verano y luego se te quita la piel. Lo limpiamos cada 3 semanas con un trapo húmedo. Nos han dicho que eso es suciedad, que lo tenemos que limpiar con un trapo húmedo con solución jabonosa y frotando. A medida que pasamos el trapo, se limpian las “escamas” y salen cosas como cuando borras con una goma de borrar (el color de estas cosas es como del sofá pero más oscuro). Nuestra pregunta es: ¿Tienen razón y es suciedad que se puede acumular? Nos resulta un poco extraño que lo que sale es casi del color de la piel, y aparte nunca nos ha pasado algo parecido con chaquetas de piel. Muchísimas gracias. Sigue leyendo

Cómo eliminar el olor a tabaco en un sofá de piel

A petición de una lectora de nuestro blog de Delsofá hoy vamos a dar algunos consejos para eliminar el olor a tabaco en un sofá de piel. También podéis aplicarlos en caso de ser un sofá tapizado en tela.

Os ponemos en situación, nuestra lectora Rosa nos ha dejado el siguiente comentario en el blog: Tengo un sillón de piel marrón y rugosa. Ha estado descuidado durante meses y el usuario fumador empedernido. Casi hemos recuperado la limpieza, pero los olores están impregnados. ¿Alguna solución para recuperar el olor natural? Gracias por tu atención de antemano y por los consejos.

El olor a tabaco tal y como ha podido comprobar Rosa es uno de los olores más penetrantes y duraderos. Una vez que las partículas que transporta el humo se impregnan en los tejidos, paredes, muebles… es muy difícil de eliminar. Entre los consejos que más oímos y leemos se encuentra el de renovar el aire de las estancias en las que se ha fumado. Conviene como mínimo airear la habitación, abrir las ventanas a poder ser durante un mínimo de 24 horas, aún así, las personas que no están acostumbradas a ese olor, seguirán percibiéndolo. Puede ser que el fumador no lo note pero sigue ahí. Cuanto más tiempo lo aireemos mejor. De este modo, nuestro consejo es que saquéis el sofá a un lugar donde le dé el aire, pero evitad que incida directamente sobre él la luz solar, ya que ésta puede estropear la piel, destiñendo los colores o amarilleándolos en caso de ser de tonalidades claras.

Es muy importante saber si la piel es sintética o natural, ya que en función de su naturaleza podremos usar determinados productos de limpieza o no. Fíjate en la etiqueta, en ella vendrá la composición de la tapicería. Si es piel natural no debes usar productos químicos, pueden estropearla.

A la hora de eliminar el olor a tabaco del sofá, si éste ha impregnado la pieza puede ser una buena solución desmontar los cojines y respaldos y airear los acolchados, si son lavables, podemos lavarlos con agua y un poco de bicarbonato de sodio, este compuesto es muy útil para eliminar los olores. En un caso extremo se pueden llevar a un tapicero y que cambie los acolchados por otros nuevos, libres de olores.

Respecto a la piel puedes limpiarla con un trapo ligeramente humedecido en una mezcla diluida de agua y bicarbonato. Recuerda prueba primero en zonas no visibles y deja pasar un poco de tiempo para comprobar que la piel no se estropea. También puedes probar limpiándola con un trapo humedecido ligeramente con agua y vinagre blanco, también es bueno eliminando olores. Actúa del mismo modo, primero en zonas no visibles de tu tapicería, para que dejando secar y al tiempo, asegurarte que esa zona en la que hemos aplicado la mezcla no reaccione inadecuadamente y estropee la piel.

También existen en el mercado algunos ambientadores que eliminan olores, pero en la mayoría de los casos lo que suelen hacer es enmascararlo y con el paso del tiempo vuelve a ser perceptible. Además, según el tipo de piel, sobre todo si es piel natural si aplicamos estos ambientadores directamente sobre la pieza puede dañarla.

Esperamos que Rosa logre eliminar el molesto olor a tabaco de su sofá de piel y que éste vuelva a tener el aroma de piel natural tan característico. Suerte!!!!

¿Qué tengo que saber para comprar un sofá de piel de buena calidad?

En el mercado existen sofás tapizados en diferentes tipos de pieles. Dentro de los distintos tipos debemos distinguir los sofás tapizados en piel natural, que son de mejor calidad, aunque también más caros; y los sofás de piel sintética, muchos de ellos también tienen muy buena calidad y se llegan a confundir con los de piel auténtica.

Dentro de las pieles sintéticas existen distintos tipos: polipiel, similpiel, mediapiel. En este enlace de nuestra tienda online Delsofá puedes leer todas sus características. Como te decíamos este tipo de tapicerías son de menor calidad, pero las evoluciones de los fabricantes han hecho que en algunos casos apenas pueda notarse la diferencia con los de piel natural.

Dentro de la piel natural también hay distintos tipos, en función de la zona del cuerpo y de la especie de donde proceda. El cuero, el ante, la piel nobuck…son algunas de ellas. Debes tener en cuenta que los sofás de piel tendrán marcas y cambian de color. Las piezas de mayor calidad pueden llegar a tener precios muy altos, que no están al alcance de tod@s.

Si quieres comprarte un sofá de piel y no tienes un presupuesto muy elevado, puedes optar por comprar sofás que tengan en los lugares visibles tapizados en piel natural y en lugares que no están tanto a la vista, tapizados de polipiel, similpiel o mediapiel, el precio de estas piezas es menor. Un ejemplo de ellos, es nuestro sofá Toronto, tapizado en piel natural de vaca flor en asientos y respaldos, y con tapizado de piel PVC en el armazón. Además, comprándolo ahora te ahorrarás 200 euros, su precio no llega a los 1.000 euros. Otro ejemplo es el sofá Mérida, con un precio más elevado, pero también muy asequible.

ficha-sofa-merida

Una vez que hayas comprado un sofá de piel natural, debes tener en cuenta que son modelos que requieren de un cuidado especial, con el tiempo la piel cambiará de color y puede que salgan más surcos o marcas, fruto del uso diario. Para que tu sofá de piel natural conserve su belleza, debes aplicar cada seis meses como mínimo crema hidratante, sirve la que usas para las manos, con el fin de darle brillo y conserve su tacto suave. A la hora de limpiarlo es mejor que uses un trapo limpio de algodón ligeramente humedecido en agua.

Los sofás de piel son muy delicados. Además de los cuidados anteriores, debes evitar situarlos en lugares donde incida directamente la luz del sol. Evita que estén en contacto con superficies cortantes, como cremalleras, botones, uñas de animales domésticos, bolígrafos…este tipo de objetos pueden rayar la piel. También mucho cuidado con los niños, sobre todo si les gusta subirse al sofá con los zapatos puestos o jugar con pinturas en él, puedes llevarte una desagradable sorpresa. Te lo decimos por experiencias que nos cuentan nuestros clientes. No sabemos si es el caso de Eduardo de Mallorca que nos pregunta por los sofás de piel, pero os lo contamos como uno de los factores a tener en cuenta a la hora de elegir este tipo de piezas de tapicería.