Llama gratis al 900.701.086
de lunes a viernes: 8 am - 20 pm

BUSCAR

Fabricación de telas/tejidos

Las telas o tejidos son el resultado del cosido de multitud de hilos (naturales, artificiales o su combinación). Los hilos se describen como fibras textiles que se tuercen juntas alcanzando una gran longitud.

Cada fibra tiene unas propiedades específicas, por eso los fabricantes hacen combinaciones y mezclas con ellas, equilibrando las ventajas y propiedades de cada una, obteniendo telas con mayores cualidades.

Las fibras pueden ser naturales o sintéticas. Las primeras, como el algodón, la lana, el lino o la seda, suelen ser más caras que las sintéticas como el acrílico, el nailon o el poliéster. Los nombres de las telas o tejidos no indican la fibra que contienen sino el método de entrelazar los hilos. Todas las fibras o combinaciones de fibras pueden usarse con cualquier clase de tejido.

En los modelos en los que encuentre la herramienta “personalizar”, al elegir las telas, al lado, podrás ver al lado la “composición” de cada tela.

Si quieres saber más, puedes seguir leyendo:

Hemos dicho que se denomina hilo al conjunto de fibras textiles que se tuercen juntas alcanzando una gran longitud y que son empleadas para el cosido y fabricación de tejidos. Si son fibras de filamento continuo se las denomina hilo continuo, y si se trata de fibras discontinuas formarán el llamado hilado.

En el proceso fabril se puede hablar de cuatro etapas: la hilatura, el tejido o tisaje, la tintura y el acabado de los textiles.

Pero antes de la hilatura y para conseguir los hilos, las flocas o las fibras en bruto pasan por procesos sucesivos de lavado, cardado, peinado, según el caso, hasta conseguir una mezcla de fibra susceptible de convertirse en hilo.

Las operaciones fundamentales que tienen lugar comienzan con la limpieza o lavado y apertura de las fibras de tal modo que queden sueltas, homogéneas y libres de impurezas, ya que éstas perjudicarían la calidad del hilo.

Mediante el cardado se separan cada una de las fibras con objeto de reunirlas después en una cinta en las que se disponen con regularidad. Seguidamente, se procede a regularizar y homogenizar las cintas procedentes de la carda, normalmente irregulares, para lo cual se realizan sucesivos estirados y doblados. Una vez hecho esto, se estiran de nuevo y se someten a un afinado y a una torsión ligera que dará lugar a unas mechas.

Se trata de obtener un hilo de unas características bien definidas (de una resistencia determinada y un diámetro concreto). Finalmente el hilo es enrollado sobre un soporte. Suplementariamente, se realiza el peinado que consiste en eliminar la totalidad o buena parte de las fibras más cortas y las impurezas con objeto de obtener hilos muy finos y especialmente regulares.

Antes del tisaje, se llevarán a cabo las operaciones de urdimbre y la de trama. Se llama trama al hilo que ocupa la posición horizontal (transversal) y urdimbre al hilo que ocupa la posición vertical (longitudinal).

El tejido o tisaje, es un proceso por el cual se va pasando la urdimbre por arriba y debajo de la trama, cruzándola. Así, se consigue finalmente, con este cruzamiento entre trama y urdimbre, la tela.

La tintura o teñido de la tela es una de las fases más complejas del proceso productivo pues en ella intervienen una gran diversidad de colorantes y agentes auxiliares de teñido. La aplicación de un colorante a un tejido, por inmersión en una solución, recibe el nombre de tintura. Dentro de este capítulo se puede incluir la estampación, que es una tintura en zonas por deposición de ésta, consistirá en la realización de diseños en distintos colores sobre la materia textil. En este caso, el colorante se aplicará localmente hasta formar el diseño.

En la producción textil, los hilos y tejidos van a ser tintados, estampados y acabados con recubrimientos especiales según el uso que se les vaya dar posteriormente. La materia textil puede someterse a tratamientos físicos, químicos o mecánicos, con la finalidad de que mejore su aspecto (tinte, aprestos, estampados), mejore su comportamiento al uso o que su cuidado sea más fácil.

Se puede hablar de tres acabados:
  • Generales: son aquellos acabados a los que se someten los tejidos para obtener un determinado aspecto (limpieza, cepillado, secado, etc.)
  • Con efecto de superficie: son aquellos acabados que modifican la apariencia y el tacto de los tejidos originando uno nuevo. Suelen hacerse mediante procesos mecánicos o químicos (laminado, arrugado, etc.)
  • Químicos: son aquellos acabados que se da a los artículos para mejorar su calidad y rendimiento -aunque su aspecto no cambia- (antideslizante, antipilling, antiestático, antimoho).

Volver
Puedes seguirnos en:

Teléfono gratuito 900.701.086 - ayuda@delsofa.es

visa
Mastercard

Cómo comprar
Información del producto
La empresa
Webs amigas


Tel.gratuito 900.701.086