Llama gratis al 900.701.086
de Lunes a Viernes, 8am-20pm

BUSCAR

Mecanismos y utilidades en tapicería

Desde hace algunos años los mecanismos y utilidades que ofrecen los distintos modelos de sofás son mayores. Habitualmente estas novedades suponen una mejora real en cuanto al incremento de valor del producto final, por ejemplo, cuando los fabricantes han empezado a añadir a los chaise longues la posibilidad de hacer útiles las bases abatiendo los asientos, le han añadido valor al modelo.

A continuación vamos a enumerar y a explicar las utilidades y mecanismos más comunes que encontraréis en nuestro modelaje:

Asientos deslizantes Se llaman así a los asientos que pueden modificar su profundidad siendo extendidos hacia delante. La utilidad fundamental de esta opción es poder ajustar la profundidad del asiento al largo del muslo de la pierna de quien vaya a usar ese asiento.

Es recomendable que todo el bíceps femoral -parte posterior del muslo- apoye sobre el cojín del asiento, para que así descanse bien no quedando en el aire, sin apoyo. Teniendo en cuenta que no todas las personas que utilicen ese sofá/asiento tendrán la misma altura, y que así podrán ajustar la profundidad del asiento a su pierna, esta utilidad es digna de añadir en tu compra como opción.

Este ajuste puede hacerse con motor, aunque lo más habitual es hacerlo de forma manual. Con leves empujones de la pelvis hacia delante conseguirás deslizar el asiento hasta la posición deseada. Los sofás incorporan pequeños puntos de freno que intervienen de forma que el asiento se deslice lo deseado y no más.

Se ha desarrollado tanto esta opción, que los asientos en muchos casos hacen un gran deslizamiento y ya no sólo sirven para quedar ajustados a la altura del usuario sino que convierten el sofá en sofá cama: los asientos, todos ellos deslizados hasta su tope convierten la base en una superficie de ancho tal que permiten acostarse y dormir cómodamente.

En algunos modelos, según se desliza el asiento hacia delante, la parte más baja del respaldo, la que quedaría junto a los riñones, se mueve también hacia delante, facilitando así siempre el apoyo de esa parte baja de la espalda.

Respaldos reclinables

Con esta opción podrás echar hacia atrás el respaldo de su asiento permitiéndole una posición recostada y un mayor descanso al apoyar el peso de la espalda sobre una superficie más amplia.

Habitualmente, al reclinar el respaldo del sofá, de abajo del asiento se extrae y eleva automáticamente el reposapiés, lo que permite que se eleven gemelos y pies, en definitiva: un mayor descanso. Por eso también, a esta opción suele unírsele la opción “asiento relax”. Los mecanismos que permiten estas posiciones del cuerpo recostado suelen ser manuales (estirando una palanca que se encuentra en el brazo del asiento, por la parte de fuera o la de dentro junto al asiento) o motorizados, mediante un mando o botones adheridos al brazo.

A veces, estos sistemas añaden la funcionalidad denominada “pared cero”. Es muy útil si el sofá o sillón está situado junto a una pared y significa que al reclinar el respaldo el asiento se desplaza hacia delante evitando así que la trasera del sofá choque con la pared de atrás.

También, de forma habitual, los sistemas reclinables con motor pueden añadir a sus posibilidades sistemas de masaje o, incluso, calefacción. Si te decides por esta opción, en Delsofá también responderemos de la garantía del sistema motor y eléctrico. Le recomendamos que antes de adquirir el producto en otra empresa o página web te asegures de quién responderá de la garantía del mecanismo eléctrico si se produce alguna incidencia. La mayoría de estos productos son importados desde Asia y tienen una deficiente durabilidad, lo que genera problemas a medio plazo al cliente, que no puede arreglar un fallo del sistema.

A veces reclina todo el respaldo del sofá, hasta quedar formando con el asiento un ángulo de 180 grados, pudiendo usarse la pieza de tapicería como un sofá-cama.

Sistema relax

Se llama así a la utilidad de que la parte del sofá que se encuentra a la altura de los pies y pantorrillas se eleve en un ángulo de 90 grados sobre el eje superior. Si toda la pantorrilla -al elevar el sistema- queda apoyada, obtendremos un mayor descanso en las extremidades inferiores. Habitualmente este mecanismo es manual y se acompaña de la reclinación del respaldo del asiento. El mecanismo puede ser eléctrico, elevándose así su precio.
Este sistema es muy recomendable a personas que sufren mala circulación sanguínea, habitual o esporádicamente (gota, varices, mujeres embarazadas…). Elevar las extremidades inferiores, para facilitar el bombeo del corazón, relaja las extremidades, mejora la circulación y evita que se hinchen las piernas.

Reposacabezas reclinable

Para facilitar esta opción es necesario que el respaldo esté al menos estructuralmente, si no visualmente, partido en dos. De forma que permita que la zona en la que apoyamos la cabeza pueda mecanizarse y permita al usuario reclinarla hacia atrás o adelante ajustándola así a la altura del usuario o a una posición que se acomode a su forma de sentarse.
Como mínimo tendrán tres posiciones. Hay sistemas en los que el reposacabezas puede fijarse en varias posiciones y otros con posición fija infinita, quedando inmóvil en infinidad de posiciones –cualquiera de los grados que permite la abertura-. Cuántas más posiciones o posibilidades, es lógico, el sistema puede tener un precio más elevado.

Reposacabezas abatible

Esta opción tiene un objetivo estético. El respaldo estructuralmente y visualmente está partido en dos y al abatir su parte más alta hacia atrás, formando un ángulo de 90 grados con el respaldo, visualmente conseguimos un respaldo bajo, de estética más moderna.
Esta posición del respaldo no permite estar cómodo si uno está sentado, aunque sí que los otros elementos decorativos de la estancia se puedan ver mejor, dar mayor amplitud al espacio y que, en el caso de estar conversando con una persona sentada junto a nosotros, podamos girarnos y enfrentarnos visualmente apoyando el brazo sobre el respaldo abatido. Por eso también se les llama “asientos de tertulia”.

Reposabrazos útiles

En ocasiones debajo del reposabrazos puede haber lugar para un “mueble bar” o simplemente un hueco para guardar mandos de televisión, libros, una manta…
A veces, y ahora está de moda, el brazo del sofá está conformado por puffs que son extraíbles y pueden servir de asiento cuando todos los demás ya están ocupados o de apoyo para los pies.

Reposabrazos ajustables

En algunos casos podrás elegir el ancho del brazo del sofá y en otras podrá levantar el cojín del reposabrazos de fuera hacia adentro, consiguiendo así un apoyo cómodo para la cabeza si, por ejemplo, estamos leyendo.
Estos sistemas son siempre manuales y fáciles de usar y ajustar por el usuario del sofá.

Arcones abatibles

Desde hace un par de años, fruto del ingenio y la falta de espacio en los hogares, debajo de los asientos y, fundamentalmente, debajo del asiento chaisse longue, se da la opción de elegir un arcón abatible en donde guardar mantas y… un montón de cosas que no caben en casa.
Habitualmente abaten de abajo hacia arriba, pero también los hay que abaten lateralmente. Algunos arcones incorporan la posibilidad de ser abatibles y con asiento deslizante.

Cama

A pesar de que dedicamos una pregunta frecuente específicamente a los sofás-cama, aprovechamos para decir que hay modelos de sofás que incorporan esta utilidad sin por ello perder comodidad en el asiento (cuando se usan como sofás). Para ello es necesario que la morfología del sofá no esté condicionada por el hecho de contener una cama en su interior, y las dimensiones de: altura desde el suelo hasta el asiento y la profundidad del asiento, no se desvirtúen con esta utilidad añadida en su interior.

Si el sofá cama va a usarse como cama, habitualmente -y esto significa como mínimo una vez a la semana-, recomendamos que compre un buen sofá cama, por ejemplo de sistema italiano. Otros sistemas de sofá cama pueden “sacarnos de un apuro”, pero el descanso no será lo suficientemente reparador ni se dormirá cómodamente.

Volver
Puedes seguirnos en:

Teléfono gratuito 900.701.086 - ayuda@delsofa.es

visa
Mastercard

Tel.gratuito 900.701.086

Cómo comprar
Información del producto
La empresa
Webs amigas


Tel.gratuito 900.701.086