Llama gratis al 900.701.086
de Lunes a Viernes, 8am-20pm

BUSCAR

Proceso de obtención de la piel

La piel en carne puede ser cortada transversalmente tantas veces como se quiera obteniendo así tantas piezas de la inicial como se desee, con la limitación de que el grosor debe ser el suficiente como para asegurar resistencia y una vida larga del producto. La primera capa de la piel (la superficial) será la más grande -de mayor superficie, unos 4 metros cuadrados aproximadamente-, siendo los cortes trasversales-inferiores más pequeños en cada corte.

El curtido del cuero se efectúa a través de grandes bombos rotativos, depositando en su interior para tal función materias como el tanino y sales minerales de cromo o aluminio, pasando por varios controles constantes de laboratorio, para que dé la resistencia y flexibilidad deseada.

Una vez curtido el cuero se procede a un escurrido y prensado para quitarle gran parte de agua, rebajando el mismo con máquinas totalmente automatizadas para llevar la flor de la piel al espesor deseado.

El cuero en este momento se encuentra listo para pasar al proceso de tintura y nutrición, el cual está controlado siempre por expertos de laboratorio. Seguidamente se sumerge con soluciones colorantes y se bombea con materias grasas, consiguiendo el color, suavidad, impermeabilidad y resistencia requeridas (proceso menos agresivo que el tintado por impresión y chafado, que utilizan algunos fabricantes y aseguran una menor duración de vida del producto).

Antes de proceder a la operación final de acabado, pasa por un secado al vacío a través de una placa caliente que suprime la humedad por aspiración, esmerilando la flor para darle la mayor suavidad posible y estirando la misma por medio de pinzas con el fin de quitarle las arrugas existentes (procesos menos agresivos que el de prensado y chafado que utilizan otros fabricantes).

Después de los sucesivos tratamientos se procede al corte, costura y tapizado, obteniendo con todo ello el producto terminado. Para el corte de la piel no existe todavía maquina automatizada capaz de realizar el trabajo mejor que el de un maestro cortador.

El grabado de la piel

Las pieles presentan dos tipos de grabados:

Uno es el natural, fruto de las marcas propias adquiridas por el animal en vida -como por ejemplo cicatrices- y de su genética, pues presentan unas arrugas muy parecidas a las que se forman en el reverso de nuestras manos (las que se utilizan para “leer el futuro”). Si apreciamos cualquiera de estos dos tipos de señales estaremos, seguramente, ante una pieza de piel valiosa, de capa alta y posiblemente flor.

El segundo tipo de grabado, es el artificial, el que encontramos en todas las pieles -pretendiendo imitar el dibujo que hace la piel humana en el anverso de nuestra mano-. Este grabado se consigue mediante impresiones artificiales con planchas metálicas a 250 grados centígrados de calor. Suele ocurrir que los grabados más fuertes, las impresiones más remarcadas se encuentran en las pieles de peor calidad (jugando con el desconocimiento del cliente).

Volver
Puedes seguirnos en:

Teléfono gratuito 900.701.086 - ayuda@delsofa.es

visa
Mastercard

Tel.gratuito 900.701.086

Cómo comprar
Información del producto
La empresa
Webs amigas


Tel.gratuito 900.701.086