Acerca de Asunción

Ha dedicado su vida a sus dos grandes pasiones, su familia y el interiorismo. En esta última parcela lleva más de 30 años, gerenciando el proyecto Muebles Gala Tienda Estudio, en donde ha ayudado a miles de clientes-amigos a hacer realidad la casa de sus sueños.

Diferenciar la piel y la polipiel, natural , auténtica o sintética

Natalia nos ha preguntado sobre cómo se puede diferenciar la piel y la polipiel, al fin y al cabo, quiere saber cómo se puede diferenciar la piel natural de la piel sintética. Y lo dice así. Estas son sus palabras:

Hola, estamos intentado vender un sofá muy antiguo y necesitamos saber si es piel o polipiel ya que al posible comprador le interesa mucho este tema y no queremos engañar a nadie. Es de color negro. ¿Cómo podría averiguarlo? Gracias.

Bueno Natalia, como contamos en esta página la mejor prueba es “la prueba de fuego”, que -nunca mejor dicho- consiste en acercar la llama de un mechero a la piel y ver si se quema o no.

Pero ¡espere-espere! ¡no lo haga todavía! tenemos que contarle más cosas. Efectivamente, la polipiel es un derivado del petróleo y aplicándole una fuente de calor extrema, como la de una llama de un mechero, se prenderá, se quemará con facilidad. La piel natural, la auténtica piel, no se quemará: pero SÍ SE DAÑARÁ. Por eso, cuidado con realizar y cómo realizar la prueba. Pues en cualquier caso, el tapizado de piel auténtica se manchará, se tiznará de negro, y probablemente se dañe.

Le ocurrirá a su sofá de piel auténtica lo que le ocurriría a una piel de un animal o a la piel humana. ¿Qué pasa cuando nos quemamos? la piel cambia de color y de textura. ¿Ha visto usted alguna quemadura en piel humana? la piel se queda suave pero dañada, pierde su porosidad y su grabado natural.

¿Puede hacer esta prueba en algún lugar de la tapicería de su sofá que quede ocurlto a la vista?, ¿en algún faldón de la parte trasera?… y por supuesto ¿puede hacer esta prueba sin peligro?, pues si el sofá es un derivado del petroleo, coloquialmente llamado plástico, prenderá con facilidad pues tiene fácil combustión y podríamos causar una desgracia…

Pruebas con menos riesgo pero no tan fiables:

  1. Según la forma en la que está cosido su sofá ¿puede mirar el reverso de su tapicería de piel? Si puede, y el reverso tiene una apariencia muy parecida o igual al anverso: ES PIEL NATURAL.
  2. El olor es también definitorio: la piel huele a piel, la polipiel no huele a nada.
  3. Con el paso del tiempo ¿qué le ha ocurrido a su tapicería?. Si se ha escamado, desecho o cuarteado en las zonas de más roce (brazos, asientos…) su sofá es de polipiel.
    Si su sofá, su tapicería, simplemente se ha suavizado, incluso difuminando las huellas del grabado… es PIEL NATURAL.

Esperamos con estos consejos haberle ayudado. Esperamos que pueda vender su sofá de piel y que quede usted tranquila en su venta.

Muchas gracias por confiar en nosotros Natalia. Hasta pronto.

Cómo quitar una marca en la piel del sofá

María nos cuenta que dejó un objeto sobre su sofá de piel y quedó una huella, y nos pide ayuda y nos pregunta cómo quitar una marca en la piel del sofá que tiene en casa. Concretamente su comentario es el siguiente:
Buenos días, he visto consejos muy útiles, pero ninguno responde a mi problema. Igual no tiene solución ¿?
Olvidé un bol encima del sofá de cuero y al día siguiente, cuando retiré el bol, se había quedado un círculo, por el peso del bol, sobre la piel. El sofá es nuevo y se nota mucho. No sé que hacer. ¿Se puede hacer que desaparezca esta marca? ¡Muchas gracias antemano!

Bueno María, el problema tiene solución.
Lo primero, y sin ánimo de bromas: “la arruga es bella”, y en la piel de un sofá lo es más. Las arrugas, las zonas suavizadas por el desgaste, las erosiones, las marcas propias de su origen animal… demuestran que la piel es auténtica y aportan calidad, categoría, al producto.
Pero como este comentario no aporta solución, sólo un punto de vista… intentaremos aportarte un par de remedios caseros. No son infalibles, pero si ayudarán a disimular esa marca artificial, geométrica, que ha dejado el bol sobre la pieza de cuero y que -entendemos- no son plato de buen gusto.

Una solución es aplicar un objeto con superficie plana, de peso y sin aristas, a ser posible redondo y liso, sobre la zona que ha quedado marcada, durante un tiempo largo. Esa presión deberá difuminar la marca actual. Es arreglar lo desarreglado con el mismo método: presión continuada.

La segunda opción consiste en aplicar calor leve sobre la superficie, también debería este efecto suavizar la marca producida por la presión del bol. Puedes usar una plancha, por supuesto sin vapor o humedad. Utiliza una temperatura tan baja que puedas apoyar tu mano sobre la fuente de calor. Coloca un paño limpio y que no esté tintado sobre la zona con la huella, y con intermitencia ve apoyando la plancha sobre la huella.

Vigila que ni el paño ni la piel se calienten en exceso. Es mejor repetir esta actividad diferentes días que arrepentirse indefinidamente por haber dañado el cuero gravemente. Y, si te da miedo probar y no hacerlo correctamente, haz la prueba sobre la piel en una zona del sofá que no sea visible.
Otra advertencia, si el sofá no es de piel, sino de polipiel (plástico, derivados del petróleo), no debes aplicar calor. Te arriesgas a quemar y fundir el material.

Gracias por tu consulta María. Cuéntanos por favor si solucionaste o minimizaste el problema.

Arreglar un mecanismo relax ¿merece la pena?

Veredas nos pregunta si merece la pena arreglar un mecanismo relax de dos sillones que tiene en casa. Concretamente nos dice:

Hola!!!! les quería hacer unas preguntas, a ver si me solucionan unas dudas. Tengo 2 sillones relax que me costaron bastantes caros, 700 euros cada uno -comodísimos por cierto-, pero está ya muy estropeada la tela y los quiero tapizar. Tengo un contacto de un tapicero que no es muy experto pero que lo hace bien. El caso es que el mecanismo de extender el sillón no va, y no sé dónde puedo comprarlo, y si estos mecanismos son fáciles de reparar o por el contrario es mejor cambiarlos. Espero su contestación. A ver si me aclaro de qué hacer, ya que la economía no me permite comprar otros y arreglándolo me solucionaría mi problema. Muchas gracias. Atentamente, Veredas.

Gracias por tu consulta Veredas. Sentimos decirte que es muy difícil solucionar algo así, y que por desgracia, en estos productos tan “artesanales” (mobiliario, tapicería, descanso, etc.), a veces es más barato comprar una pieza nueva que arreglarla. Vamos a ponerte algún ejemplo y a compartir algunos datos que pueden interesarte.

Fíjate, una pieza de tela cuesta de 5 a 10 euros el metro cuadrado. Para retapizar un sillón necesitarás entre 5 y 8 metros cuadrados. Multiplica. Entre 25 y 80 euros en tapicería. Las horas de trabajo para el retapizado, 6 horas, 180 euros aproximadamente, ya van entre 205 y 260 euros por el trabajo. Si además hay que cambiar cojines, acolchados, suma horas y material de trabajo. Comprar e instalar un nuevo mecanismo relax no te costará menos de 350 euros… ¡y eso si encuentras ese mismo mecanismo relax!. Ya sumamos unos 600 euros.

Veredas. Cuando un cliente nos pregunta si retapiza, arregla o compra uno nuevo, solemos hacerle dos preguntas, primero: ¿te costó más de 1500 euros lo que quieres arreglar?, después ¿tiene algún valor sentimental esa pieza a arreglar?. Si las dos respuestas son NO, lo mejor es comprar una pieza nueva, que sustituya a la vieja o estropeada. Porqué, porque el arreglo sería más caro que la renovación.

Si a pesar de todo queremos arreglar, retapizar. Lo ideal es pedir ayuda a la tienda en la que compramos la pieza. Pedirles presupuesto. O dirigirnos directamente al fabricante del sofá o sillón. Recuerda que los productos tienen una garantía mínima de 2 años en sus estructuras, mecanismos y, también, tapicerías; siempre que demos un uso adecuado a la pieza.

Los mecanismos a sustituir tienen que ser exactamente iguales, algunos “parecen” iguales, pero no lo son. En caso de no ser iguales, muy probablemente no se accionarán adecuadamente y terminarán rompiéndose o rompiendo la estructura del sillón.

Para terminar, un consejo: antes de ponernos a arreglar, debemos pedir un presupuesto del arreglo, la recogida y devolución, las telas… y asegurarnos que no habrá modificaciones al alza por “imprevistos”. Y una curiosidad, no os debe extrañar que os presupuesten un arreglo sin que vayan a ver la pieza a vuestro domicilio, los tapiceros suelen tener mucha experiencia y pueden presupuestar con fotos y las medidas que podamos enviarles por email.