¿Cuáles son los respaldos para sofás más cómodos si tengo dolores de espalda?

Si tienes dolores o problemas de espalda es muy importante que tu sofá te permita sentarte en una postura correcta. Tu espalda debe estar recta, pero no debes estar rígido, ya que la tensión será peor. También es muy importante que tus cervicales y cuello no sufran, estén correctamente apoyados. Tus pies deben tocar el suelo, no quedar colgando al sentarte y debes buscar un modelo que al sentarte, tus piernas se sitúen en un ángulo de 90 grados respecto a la cadera.

Para conseguir todo lo anterior, lo mejor son sofás que no tengan el respaldo partido en dos a mitad de altura, para que tu espalda apoye totalmente y de forma recta en él. Puedes elegir sofás con refuerzo lumbar como nuestro modelo Dante. Los sofás con asientos deslizantes te ayudarán a regular tu posición para conseguir el ángulo de 90 grados, según sea tu altura. También puede ser útil y saludable un modelo con reposacabezas reclinables o adaptables para que no sufran tus cervicales.

Si tienes dolores de espalda como le ocurre a Marcos de Santander te aconsejamos que leas nuestro post sobre los mejores sofás para cuidar tu espalda. En él te damos más información sobre cómo sentarte en el sofá y qué debes buscar para estar cómodo.

Te resumimos algunas de las características a buscar:

  • Medidas: altura de los respaldos entre 90 y 95 cm, fondo como mínimo de 90 cm, anchura mínima 1,60 metros, altura de reposabrazos entre 12 y 20 cm. En la imagen siguiente puedes ver cómo se toman las medidas del sofá.

medidas-sofá

  • Rellenos o acolchados firmes. Habrá que evitar los sofás rellenos de pluma son demasiado blandos y no son lo suficientemente firmes para la espalda, en este caso te recomendamos rellenos de goma espuma de alta densidad o de fibra hueca siliconada.

  • Extras a añadir. Para la espalda son mejores los sofás que nos permiten flexibilidad. Los modelos fijos de toda la vida son más rígidos y las posturas que podemos adaptar en ellos son más limitadas. En este caso es mejor una pieza que permita varias posturas gracias a sus asientos deslizantes, respaldos reclinables o abatibles, reposacabezas movibles, reposapiés elevables.

Si necesitas más información, llama gratis al teléfono 900.701.086. Nuestros expertos están a tu disposición de lunes a viernes de 8 a 20 horas.

¿La estructura de un sofá es mejor que sea de madera o de metal?

Las estructuras de metal y madera maciza son de buena calidad y hacen que los sofás tengan una gran durabilidad. Decir cuál de las dos es mejor, depende en gran parte del uso y el clima del lugar donde colocaremos el sofá. Nos explicamos.

Si os mudáis mucho de casa y os lleváis el sofá de mudanza en mudanza, lo mejor es un sofá de estructura de metal, ya sea de hierro o aluminio, aunque son más caros que los de madera, resisten mejor los golpes y el movimiento constante.

Un consejo para la mudanza del sofá, si tenéis que desmontarlo, dejadlo en manos de profesionales que sepan cómo volver a montarlo. Podéis optar por los sofás de estructura metálica con algún tipo de recubrimiento, serán la mejor opción para que soporten las mudanzas.

En caso de que viváis en una zona de clima húmedo como David de Barcelona, que nos remite esta pregunta, la mejor opción son los sofás de madera maciza, aunque se viva en casa de alquiler y se tenga que cambiar de residencia, los de armazón metálico de hierro en este tipo de climas pueden oxidarse.

Una solución que aúna ambas opciones: mudanzas y clima húmedo, es comprar un sofá con armazón de madera recubierta de fibra termofusionada, será aún mejor, ya que protegerá más la pieza de los golpes y la humedad. Este es el caso de nuestro sofá Tabarca.

TABARCA_chaiselonque_0

Dentro de los sofás de armazón de madera, los de mejor calidad son los de pino o haya. En este post sobre chaise longue de pino, publicado en el blog de Delsofá, os explicamos los tipos de madera y cuáles son de mejor calidad.

Los sofás con armazón de conglomerado de madera o de muelles son los de peor calidad, pero son muy económicos. Son ideales para habitaciones de segundas residencias si vuestro presupuesto es ajustado, o para casas de alquiler.

Si necesitáis más información, no dudéis en llamar a nuestro teléfono gratuito de atención al cliente 900.701.086. Nuestros expertos en tapicería os resuelven las dudas de lunes a viernes de 8 a 20 horas.

¿Es mejor el relleno duro en un sofá para que dure más o uno blando?

En cierta forma la durabilidad del sofá no tiene relación directa con la dureza que sentimos al sentarnos en él. Te pongo un ejemplo, un sofá relleno de plumas es muy blando y esto no le resta calidad. Los sofás de plumas suelen ser de gran calidad y durabilidad, lo único, que debes realizar muy a menudo una serie de tareas de mantenimiento, entre ellas la de batir las almohadas cada día, de este modo evitarás que las plumas se apelmacen y deje de ser cómodo. También tendrás que rellenar con nuevas plumas cada dos o tres años.

Te doy otro ejemplo, esta vez de lo contrario. Un sofá con acolchado de goma espuma ofrece una sentada más dura, sin embargo si la goma espuma es de baja densidad, se estropean con el uso diario y su durabilidad será más corta.

VENUS_chaiselonque_0_0_0

Manuel de Albacete nos dice que quiere estar cómodo, pero también que el sofá no se hunda y dure mucho tiempo. En este caso nuestro consejo es que optes por los sofás rellenos de goma espuma de alta densidad o los híbridos de este material con fibra hueca siliconada. En estos casos la sentada es más dura que la pluma, pero no necesitan de tanto mantenimiento. Además duran bastante tiempo.

No te preocupes si en el medio plazo notas que el sofá ha perdido dureza o comodidad y se hunde, simplemente debes renovar la goma espuma, darle volumen, en este post te explicamos cómo. Pero si no te ves capaz siempre puedes acudir a un tapicero profesional. Te dejará el sofá como nuevo.

Otro factor que debes tener en cuenta si quieres un sofá para que dure muchos años, es el material de su estructura o armazón, los de madera maciza y los de tubo de hierro son los más resistentes al uso diario. Evita los sofás de madera conglomerada y de metales que se oxidan o doblan con facilidad.